• Domingo, 23 de Septiembre de 2018

Corsair y el fondo holandés APG se alían para pugnar por la concesionaria de la AP-9

Corsair sumó el apoyo del fondo holandés APG para plantear una contraoferta por Itínere –grupo al que pertenece Audasa, la concesionaria de la AP-9– y tratar así de contrarrestar el acuerdo de compra que Globalvía

Corsair y el fondo holandés APG se alían para pugnar por la concesionaria de la AP-9
Varios coches hacen cola ante los puestos de peaje de la AP-9 | aec
Varios coches hacen cola ante los puestos de peaje de la AP-9 | aec

Corsair sumó el apoyo del fondo holandés APG para plantear una contraoferta por Itínere –grupo al que pertenece Audasa, la concesionaria de la AP-9– y tratar así de contrarrestar el acuerdo de compra que Globalvía alcanzó en julio con varios accionistas de esta empresa española de autopistas para hacerse con su control.
Así lo indicó APG en un comunicado, en el que asegura que los dos fondos ya tendrían garantizado el control del 59,2% del capital de Itínere, frente al 55,6% que sumaría Globalvía con su compra a dichos socios.
Toda vez que Corsair, como actual primer accionista de Itínere, ya cuenta con un 38% de su capital, la contraoferta lanzada con APG estaría contando con alguno de los socios de la compañía.
El resto de socios de Itínere son Abanca, con una participación del 23,81%, Sacyr con otro 15,5%, Kutxabank con el 16,3% y Liberbank con el 5,8% restante. En fuentes del sector indican que Corsair y APG suman los porcentajes de Liberbank y Sacyr.
No obstante, Sacyr asegura que no alcanzó acuerdo alguno con Corsair y APG. Asimismo, en fuentes del grupo indicaron que analizará con su departamento jurídico todos los escenarios legales que se abren a partir de ahora ante esta pugna por el control de Itínere.
La constructora que preside Manuel Manrique, Abanca y Kutxabank son los tres socios que tienen firmado desde julio un acuerdo de venta a Globalvía de sus participaciones en Itínere que, conjuntamente, suman un 55,6%, por un importe de 723 millones de euros.
En fuentes conocedoras de este acuerdo indicaron que el pacto incluye una cláusula penal por la que estos tres socios tendrían que pagar 100 millones de euros a Globalvía en caso de que rompieran el pacto.
A pesar del acuerdo, Corsair habría no obstante decidido ejercer el derecho de compra que tiene sobre Itínere y plantear una oferta de compra alternativa, para lo que sumó el apoyo de APG, según anunció ayer fecha en que acababa el primer plazo para contraorfertar.
Con todo, los fondos aún cuentan con un periodo de quince días en el que el consejo de Itínere, controlado por Corsair, puede en su caso identificar un comprador que considere óptimo. l