sábado 28/11/20
SUCESOS ASALTO

Comienza el juicio por el crimen de Xermade con la constitución del jurado

El juicio por doble crimen de Xermade comienza hoy en la Audiencia Provincial de Lugo, donde a las once de la mañana está previsto que se inicie la vista oral, que se prolongará hasta el día 3 de octubre, con la constitución del jurado popular, con un único imputado, Brais Lozano, que se enfrenta a una pena de 74 años de cárcel.

Brais Lozano Osa, único imputado por el doble crimen de Xermade. EFE
Brais Lozano Osa, único imputado por el doble crimen de Xermade. EFE

El juicio por doble crimen de Xermade comienza hoy en la Audiencia Provincial de Lugo, donde a las once de la mañana está previsto que se inicie la vista oral, que se prolongará hasta el día 3 de octubre, con la constitución del jurado popular, con un único imputado, Brais Lozano, que se enfrenta a una pena de 74 años de cárcel.

Brais Lozano es el único imputado por este macabro suceso, después de que el otro detenido, Juan José Calaza -conocido como 'El Pibe'-, falleciese en el centro penitenciario en el que se hallaba recluido desde el arresto de ambos, en mayo del año 2014, dos meses después del doble crimen en la casa de Burgás.

En principio, la Audiencia Provincial ha reservado cinco días para el desarrollo de una vista oral en la que está previsto que presten declaración decenas de testigos, fundamentalmente agentes de la Guardia Civil -de la Unidad Central Operativa (UCO)- que participaron en la investigación y peritos del servicio de Criminalística del instituto armado.

Para el juicio, también han sido citados los profesionales encargados de practicar la autopsia a los dos fallecidos, los forenses que evaluaron el estado psiquiátrico de los dos detenidos, los médicos que atendieron a la superviviente y el autor del informe de la Unidad Antropológica Forense incorporado a la causa.

La audiencia preliminar para cerrar la fase de instrucción, en la que ninguna de las partes solicitó la práctica de nuevas pruebas, se celebró el pasado 11 de febrero en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Vilalba y, posteriormente, la causa fue elevada a la Audiencia.

El fiscal pedía para ambos acusados, Juan José Calaza y Brais Lozano, veinticinco años de cárcel por cada uno de los asesinatos, de Víctor Hermida Purriños -de 75 años- y de su hijo Eulogio -de 51-, y otros 19 por el intento de asesinato de la esposa y madre de ambos fallecidos, Domitila Rodríguez Souto -de 78 años-, que resultó herida de gravedad.

El ministerio público también solicitaba otros cinco años de cárcel para cada uno de los acusados por un delito de robo con violencia en la casa de Burgás (Xermade) en la que fue perpetrado el doble crimen, por lo que la petición de pena asciende a 74 años.

Con la muerte de Juan José Calaza se extinguió "la responsabilidad penal", por lo que ahora tendrá que responder por esos hechos Brais Lozano, que permanece en prisión preventiva desde que fue detenido, en mayo de 2012.

Uno de los abogados que se ha hecho cargo de la defensa de Brais Lozano, el letrado Víctor Espinosa, confirmó a EFE que buscará en el juicio una pena mínima para su cliente.

Espinosa insistió en que "Brais Lozano era una víctima del otro" y se había establecido entre ambos una cierta relación de dependencia desde que eran críos, porque ambos "se conocían desde pequeños".

De hecho, atribuye la responsabilidad de los hechos ocurridos en Xermade a Juan José Calaza.

En ese sentido, confirmó que solicitará en el transcurso de la vista oral que la pena para su cliente quede reducida "a unos dos años", de forma que sólo cumpla condena como "cómplice" del violento suceso ocurrido en la casa de Burgás.

En su escrito de acusación, al que EFE ha tenido acceso, el fiscal sostiene que ambos acusados se dirigieron en la madrugada del 22 de febrero de 2012 a la casa en la que Eulogio Hermida vivía con sus padres, "con el propósito de acabar con la vida de todos ellos" y "apoderarse de lo que allí hubiese que mereciese su interés".

"Provistos de pasamontañas, un machado, palos, barras y cinta de carrocero", entraron en la vivienda después de "degollar a los perros" y subieron hasta el dormitorio de Eulogio, que dormía sin ninguna posibilidad de defensa".

Según el ministerio público, lo golpearon "con una crueldad y saña extrema", al tiempo que lo interrogaban "sobre la droga y el dinero que guardaba, amordazándole con varias vueltas de cinta de carrocero".

Posteriormente, irrumpieron en la habituación de los padres y "Brais Lozano arrastró" a la madre "escaleras abajo hasta la cocina", donde "la tiró al suelo y, con el fin de aterrorizarla", le "puso encima uno de los perros ya muerto, dejando al lado el otro perro malherido".

Después, ambos acusados se ensañaron con su marido, que permanecía en el dormitorio conyugal y, "con intención de acabar con su vida y sin que les mereciese la más mínima compasión", empezaron a golpearlo "brutalmente" hasta provocarle "fracturas" y heridas que "por su extrema gravedad" le ocasionaron la muerte.

"Brais Lozano volvió" luego a la "cocina" a por la mujer y, de nuevo, "arrastrándola por las escaleras", la llevó a esa misma habituación", donde "los acusados, que ya habían tomado la decisión de matarla la interrogaron sobre el dinero".

Al no responder "a los requerimientos de sus agresores, Juan José Calaza, con el ánimo de poner fin a su vida, comenzó a asestarle golpes con el hacha en la cabeza, hecho contemplado por el otro acusado, Brais Lozano, y sin que se lo impidiese en ningún momento".

"Creyéndola muerta", ambos se dirigieron a la habitación donde estaba amordazado su hijo y, "sin desistir en su siniestro propósito", la "emprendieron otra vez con él a golpes, arrastrándolo aún con vida por las dependencias de la casa".

Finalmente, "lo bajaron a la cocina, donde la infringieron toda clase de sufrimientos" que, "por su gravedad, extensión y profundidad, le causaron la muerte".

Comentarios