lunes 28/9/20

Las cofradías piden acabar con las bateas tras otra semana de pérdidas

Los patrones mayores de las cofradías de pescadores de Ferrol y Barallobre, las que más utilizan el sistema de reinstalación de moluscos bivalvos procedentes de zonas C implantado por la Consellería de Medio Rural e do Mar en 2012, han vuelto a pedir acabar con las bateas de depuración para dejar de engrosar la cuenta de pérdidas que vienen generando a sus agrupaciones desde hace más de dos años y medio.

Una de las dos estructuras con que cuenta la ría	d. alexandre
Una de las dos estructuras con que cuenta la ría d. alexandre

Los patrones mayores de las cofradías de pescadores de Ferrol y Barallobre, las que más utilizan el sistema de reinstalación de moluscos bivalvos procedentes de zonas C implantado por la Consellería de Medio Rural e do Mar en 2012, han vuelto a pedir acabar con las bateas de depuración para dejar de engrosar la cuenta de pérdidas que vienen generando a sus agrupaciones desde hace más de dos años y medio.
La portavoz del colectivo de mariscadores de Ferrol, Isabel Maroño, insistió en que el sistema “no funciona” y que el sector “no las quiere” porque “pierde por el camino una parte de su marisco” y porque “el precio que obtiene por él es mucho más bajo que el de las zonas B”.
Los acontecimientos de las dos últimas semanas, en las que se sucedió un breve episodio tóxico que llevó a los mariscadores a perder una jornada de trabajo y se tuvieron que resembrar en el mar más de 400 kilos por el estado en que se volvió a la lonja de Ferrol la almeja reinstalada, han reafirmado al sector en su posición. Según el biólogo de la cofradía local, Félix Cerqueira, la batea ocasionó en 2013 unas pérdidas totales de más de 30.000 euros. Teniendo en cuenta que la Consellería do Medio Rural e do Mar solo asume la mortalidad  cuando esta supera el 10% del envío.
El sector se queja de que cuando se presentó el proyecto de reinstalación se le aseguró que tendría “coste cero” para los mariscadores, pero no ha sido así. Con una media de almeja muerta entre el 6 y el 8%, las pérdidas para el pósito ferrolano fueron en 2013 de más de 30.000 euros. Teniendo en cuenta que solo en doce jornadas de extracción se superó la barrera del 12%, las cofradías pudieron recuperar algo menos de 3.000 euros. “En una situación como en la que estamos, con una deuda acumulada de más de 200.000 euros”, apunta la patrona mayor, “esto no viene más que a agravar las cuentas de la cofradía”.
“En algún punto de la cadena de reinstalación hay algo que falla”, sostiene Maroño. La Consellería culpa de la mortalidad a una “mala manipulación del producto”, pero esto no explicaría la “debilidad y la pérdida de peso, es decir, la merma, con la que llega a las lonjas cuando los tiempos de depuración se alargan un poco más de la cuenta por algún imprevisto”, señala Cerqueira, que añade que en la subasta del viernes hubo que desechar el 26% del lote subastado. n

Comentarios