miércoles 5/8/20

Clamor por la descoordinación para recoger en el hospital de O Barbanza a un ahogado

Numerosos vecinos y visitantes de Riveira se acostaron el domingo sabiendo -otros lo hicieron al despertarse- que falleció un santiagués de 22 años y de origen paraguayo que horas antes se había ahogado en la playa de O Vilar.

El familiar de un paciente tomó imágenes del traslado a pie del ahogado
El familiar de un paciente tomó imágenes del traslado a pie del ahogado

Numerosos vecinos y visitantes de Riveira se acostaron el domingo sabiendo -otros lo hicieron al despertarse- que falleció un santiagués de 22 años y de origen paraguayo que horas antes se había ahogado en la playa de O Vilar.
Quienes fueron testigos del rescate alabaron la labor de búsqueda de socorristas, que regresaron al arenal pues el suceso se produjo fuera de su jornada laboral. Y, sobre todo, ensalzaron el trabajo de la tripulación del helicóptero Pesca I, de Salvamento Marítimo, que lo localizó con rapidez en el fondo del mar y lo sacó aún con vida, aunque en parada cardiorrespiratoria. Sin embargo, todos empezaron a clamar al enterarse de que a la llegada de la aeronave al helipuerto del Hospital do Barbanza no esperaba la ambulancia solicitada para llevar a la víctima hasta el área de Urgencias, ni tampoco nadie del centro sanitario, donde desconocían la llegada del mismo hasta escucharlo.
Ante esa situación, fue un tripulante del Pesca I el que se echó al hombro al joven ahogado y lo subió cuesta arriba hasta que el cansancio provocó que precisase de la ayuda de un compañero para completar entre los dos el traslado a pie. Esa escena fue vista por familiares y pacientes del complejo asistencial barbanzano, que no daban crédito a lo que tenían ante sus ojos.
Alguno de ellos llegó a tomar fotografías -se habló de que incluso alguien lo grabó en vídeo- para denunciar una situación que calificaron de “lamentable”, pues indicaron ese tipo de situaciones hay que evitarlas. Una vez en Urgencias, los médicos y enfermeros trataron de reanimar al muchacho durante unas dos horas, pero poco a poco su vida se fue apagando, hasta que instantes antes de las once y media falleció.
A la hora de tratar de saber que es lo que pudo fallar en la coordinación de dicho dispositivo y no hubiera una ambulancia esperando, la Consellería de Presidencia de la Xunta indicó que desde el Centro de Atención de Emerxencias 112 Galicia indicaron que se activó el protocolo para estos casos y se alertó, además a Salvamento Marítimo, que acudió con el citado helicóptero y la lancha Salvamar Sargadelos, a Urxencias Sanitarias, las Policías Local y Nacional, Grupo de Apoio e Emerxencias Municipal (GAEM) y Protección Civil. Así, el Ejecutivo gallego confirman que el 061 estaba avisado por lo que, teniendo en cuenta este extremo, le pasa la patata caliente sobre el desajuste, descoordinación o fallo a este último órgano.
Desde Fundación Pública Urxencias Sanitarias de Galicia-061 indicaron ayer que se abrió una investigación para revisar ese servicio y que ellos son los primeros interesados en saber lo que sucedió y que tan pronto se sepa algo lo harán público.
Lo que si ha trascendido es que, cuando se registró ese suceso, la ambulancia con base en Rivera se encontraba en situación de espera para ser movilizada por una emergencia, pero nadie solicitó sus servicios. Los testigos de la situación vivida delante del hospital indicaron que es incomprensible que sucedan esas cosas, máxime cuando el tiempo es vital en casos como este de extrema gravedad para la víctima.

Comentarios