domingo 25/10/20

La autovía de la Costa da Morte hereda el nombre de la AG-55

La instalación de señales verticales en la Autovía da Costa da Morte está llegando a su fin y lo mismo ocurre con la última capa de aglomerado que empezó a extenderse hace cosa de una semana.

Indicadores que marcan las distancias a Vimianzo y Fisterra desde A Piolla así como la identificación de la nueva vía
Indicadores que marcan las distancias a Vimianzo y Fisterra desde A Piolla así como la identificación de la nueva vía

La instalación de señales verticales en la Autovía da Costa da Morte está llegando a su fin y lo mismo ocurre con la última capa de aglomerado que empezó a extenderse hace cosa de una semana. Para una y otra tarea se están alargando al máximo las jornadas laborales y es que la infraestructura viaria tiene que quedar lista en cuestión de días. Esta misma semana la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, confirmaba que la puesta en servicio tendría lugar este mismo mes, aunque sin atreverse a dar una fecha concreta por estar a expensas de los compromisos de agenda del presidente de la Xunta, Alberto Núñez.
Este medio está en disposición de asegurar que, salvo que los imprevistos de la agenda del máximo mandatario de la Xunta la impidan, la autovía será inaugurada el viernes 29 de julio.
La última fase de las obras también ha permitido constatar otra realidad que está dando bastante que hablar. Es el hecho de que la vía rápida ya esté “bautizada” o, más propiamente, la denominación que seha escogido para la misma: AG-55. Aunque desde el punto de vista técnico es algo totalmente lógico y entendible ya que los nuevos 27 kilómetros de vía rápida se vienen a superponer sin interrupción física alguna a los algo más de 33 con los que cuenta la autopista A Coruña-Carballo; sí sorprende, en cambio, esa denominación en pleno recrudecimiento del debate sobre la supresión del peaje en la AG-55, más concretamente en el tramo entre Arteixo y la ciudad herculina.
La rotulación escogida no ha hecho sino incrementar los comentarios de la legión de vecinos de la zona que aseguran que las cabinas de peaje directo no tardarán en llegar a la autovía. Y es que hay mucha gente que sigue desconfiando, por más que en las muchas visitas que últimamente realizó a la zona la conselleira del ramo, Ethel Vázquez, vino insistiendo una y otra vez en que los vecinos de la Costa da Morte iban a disfrutar muy pronto de 27 nuevos kilómetros de autovía “libre de peaxe”. En realidad, hay que decir que sí tendrá peaje, pero será un “peaje en la sombra” por el que la Xunta pagará un canon a la empresa que tiene la concesión por 25 años en función del número de vehículos que circulen por la vía. En cualquier caso, habrá que ir acostumbrándose a decir que la AG-55 empieza en Santa Irene y acaba en A Coruña, o viceversa. n

Comentarios