jueves 26/11/20

La Audiencia rechaza un nuevo examen psiquiátrico al parricida de Moraña

El acusado del doble parricidio de sus hijas en Moraña, David Oubel, asistió ayer por videoconferencia a la vista preliminar que, en cumplimiento de la Ley del Jurado, se celebró en la Audiencia Provincial.

David Oubel durante una comparecencia en el juzgado de Caldas	d.a.
David Oubel durante una comparecencia en el juzgado de Caldas d.a.

El acusado del doble parricidio de sus hijas en Moraña, David Oubel, asistió ayer por videoconferencia a la vista preliminar que, en cumplimiento de la Ley del Jurado, se celebró en la Audiencia Provincial.
El organismo judicial rechazó hacer un nuevo examen psiquiátrico, tal y como pedía la defensa, según explicó al término de la vista el fiscal, Alejandro Pazos, que entiende que el informe realizado por los forenses del Instituto de Medicina Legal de León y Zamora “hace una valoración razonada y suficiente sobre las condiciones psíquicas del acusado” y concluye que “es perfectamente imputable” y “no hay indicio de que estuviese afectado en su imputabilidad en el momento de los hechos y, mucho menos, ahora”.
El representante del ministerio público mantiene su petición de prisión permanente revisable para el parricida de Moraña, que no quiso declarar durante la vista y asistió callado a las intervenciones de los abogados de las partes.
“Legalmente es lo que procede. El Código Penal lo dice claramente: Cuando son menores de 16 años se tiene que aplicar la prisión permanente revisable”, aseguró el fiscal, que ve “indiscutible” la calificación de los hechos como “asesinato” al entender que concurre la agravante de “alevosía”.
En el escrito de acusación del Ministerio Pública se defiende que David Oubel se encontraba, entre las 8:30 y las 11 horas del 31 de julio de 2015, en su domicilio de Moraña junto a sus dos hijas, con las que pasaba el periodo de visitas.
“Con evidente ánimo de acaabr con su vida y con la finalidad de evitar cualquier posibilidad de defensa o huida de las menores”, el hombre les habría suministrado varios fármacos para adormecerlas o provocar, al menos, un bajo nivel de conciencia, antes de asesinarlas, según el fiscal, utilizando una sierra eléctrica o un cuchillo de cocina. Por ello, además de la prisión permanente revisable pide que se imponga al acusado la prohibición de aproximarse a su exmujer y madre de las niñas fallecidas y de comunicarse con ella por cualquier medio durante los próximos treinta años. El ministerio público también establece una indemnización de 245.000 euros.
Esta petición fue trasladada a Oubel durante la vista preliminar que se celebró ayer en la Audiencia y que pone fin al proceso de instrucción. Ahora es el juzgado el que decidirá sobre la apertura de juicio oral, que se celebrará en la Audiencia Provincial de Pontevedra.
En la comparecencia, nignuna de las partes personadas pidió nuevas diligencias, por lo que ahora el próximo paso será fijar la fecha del juicio oral.
La muerte de Candela y Amaia a manos, presuntamente, de su propio padre, causó gran conmoción en Moraña.

Comentarios