jueves 3/12/20

La Audiencia de Madrid falla a favor de los Franco en el caso por la propiedad de Abraham e Isaac

Noriega critica que se “cambia la argumentación” para negar que esté “demostrado” que sean esas piezas
Las estatuas de Abraham e Isaac en una sala del pazo de Meirás | AEC
Las estatuas de Abraham e Isaac en una sala del pazo de Meirás | AEC

La Audiencia Provincial de Madrid dio la razón –tal y como hizo el juzgado número 41 de Madrid en primera instancia– a los herederos del dictador Francisco Franco sobre las estatuas obra del Mestre Mateo, Isaac y Abraham, que se encuentran en su posesión y que reclama el Ayuntamiento de Santiago de Compostela.

Tras conocer la decisión judicial, el exalcalde de Santiago Martiño Noriega acusó a la Audiencia de “cambiar de argumentación” para rechazar el recurso.

Probar la posesión

En este sentido, el responsable del Gobierno municipal que interpuso la demanda, señaló que, en primera instancia, la juez señalaba que no quedaba probada la posesión de las estatuas por parte del Ayuntamiento, pero ahora para la Audiencia “no está demostrado” que sean las mismas piezas en propiedad de los Franco.

El anterior gobierno local de Compostela Aberta impulsó este proceso. Ahora el nuevo ejecutivo compostelano socialista deberá decidir si recurre ante Tribunal Supremo la decisión adoptada por la sala madrileña.

Perfectamente acreditada

Noriega remarcó que la propia Xunta acreditó “perfectamente” durante el proceso con el informe de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) que se trata de las mismas estatuas, por lo que muestra su sopresa de que la desestimación se base en ese argumento. Además, apoya agotar la vía del Supremo.

Por su parte, en declaraciones a la Cadena SER, el actual regidor, Xosé Sánchez Bugallo, anunció que se analizará la sentencia el día 26 para ver si cabe presentar un recurso “con posibilidades” ante el Supremo.

La demanda del Ayuntamiento de Santiago se vio respaldada, en su día, con la localización en el archivo de la Universidade de Santiago del expediente de adquisición de las piezas, así como de la propia escritura notarial en la que se hacían constar todas las características de las estatuas y se ratificaba que eran de titularidad municipal.

Según estos documentos, tras su retirada de la Catedral, las esculturas pasaron a manos del Conde de Ximonde en el siglo XVIII, un noble que las vendió al Ayuntamiento de Santiago por 60.000 pesetas en 1948.

Documento de venta

En el documento de venta existe una reserva “para evitar que desaparezcan del ayuntamiento” –con una multa en caso de que así sea– y se preserve su propiedad “pública, de los vecinos de Santiago”, sin posibilidad de venta o cesión.

El ayuntamiento las colocó en la escalera del pazo de Raxoi. Si en algún momento abandonaban Santiago, el Ayuntamiento tendría que compensar al conde con otras 400.000 pesetas.

Pero la visita de Franco a Santiago provocó, según el Consistorio, que las esculturas apareciesen, de repente, en el pazo de Meirás, residencia veraniega de los Franco. “Está claro que Carmen Polo las vio al entrar en el Ayuntamiento, se encaprichó de ellas y se las llevó”, dijo Xoaquín Monteagudo, letrado del Ayuntamiento compostelano.

Por ello, el consistorio decidió proceder contra los herederos de los Franco –María del Carmen, Jaime Felipe, María Aránzazu, José Cristóbal, María del Mar y María de la O Martínez-Bordiu Franco– y contra la mercantil Pristina SL. Las estatuas de Abraham e Isaac en una sala del pazo de Meirás | AEC

Comentarios