jueves 26/11/20

La Audiencia de Lugo condena a 27 años de cárcel al exnovio de Tatiana Vázquez por su asesinato

La Audiencia Provincial de Lugo ha condenado al exnovio de Tatiana Vázquez, el senegalés Ibrahima Ndiaye, a 25 años de prisión por asesinar a la joven de Castro de Rei

Ibrahima Ndiaye, durante una de las sesiones del juicio | aec
Ibrahima Ndiaye, durante una de las sesiones del juicio | aec

La Audiencia Provincial de Lugo ha condenado al exnovio de Tatiana Vázquez, el senegalés Ibrahima Ndiaye, a 25 años de prisión por asesinar a la joven de Castro de Rei y a otros dos años privación de libertad por el delito de violencia habitual en el ámbito familiar.

La presidenta del Tribunal del jurado que consideró culpable al acusado, María Luisa Sandar, tuvo en cuenta en la sentencia, con fecha de ayer, la circunstancia agravante de parentesco, dado que Ibrahima mantuvo una relación sentimental con Tatiana Vázquez durante unos seis años.

Asimismo, le impone a Ibrahima Ddiaye otros dos años de reclusión por el delito de violencia habitual en el ámbito familiar, dado que el jurado popular consideró probado que el acusado mantuvo una actitud despectiva hacia la víctima durante su relación, con “insultos, aislándola de su familia y amigos y haciéndola objeto de continuos menosprecios”. El jurado también apreció “alevosía” por parte de Ibrahima en la comisión del delito de crimen, dado que se aseguró de unas circunstancias favorables para que Tatiana no tuviese opción de defenderse, así como “ensañamiento”, dado que le asestó hasta 54 cuchilladas a la fallecida en el interior de su vehículo, “la mayor parte de ellas de escasa entidad, para de este modo aumentar intencionadamente el dolor de la víctima”.

Expulsión e indemnización
La sala también le impone a Ibrahima una orden de alejamiento que le impide acercarse a la madre, al padre o al hermano de Tatiana Vázquez durante un periodo de 35 años, además de decretar su expulsión del país cuando acceda al tercer grado penitenciario o a la condición de libertad vigilada.
Además, lo condena a pagar una indemnización que asciende a 75.000 euros para cada uno de los padres de Tatiana y de 25.000 euros para el hermano menor de la víctima.

La sentencia aprecia casi íntegramente los argumentos esgrimidos por el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación, en el que solicitaba para Ibrahima Ndiaye veintisiete años y medio de prisión, mientras que la acusación particular, representada por el letrado Pablo Freire, elevaba esa petición de pena a los veintiocho años de reclusión. Contra esta sentencia cabe la posibilidad de presentar recurso de apelación ante la sala de lo civil y lo penal del Tribunal Superior de Xustiza.

El abogado que se hizo cargo de la defensa de Ibrahima, César Lodos, que ya se esperaba “una sentencia dura”, anunció su intención de recurrir esta resolución, al considerar que en la vista quedó probada la inocencia de su cliente. El pasado 25 de mayo, el jurado popular encargado de juzgar el caso declaró a Ndiaye culpable de asesinato y malos tratos, por unanimidad.

Comentarios