miércoles 16.10.2019

“Un árbol nuevo” de Abanca reforesta Miño y As Neves con más de mil ejemplares

La iniciativa “Un árbol nuevo”, promovida por la entidad financiera Abanca, llegó ayer a Miño y As Neves (Pontevedra), en donde decenas de voluntarios participaron en la plantación de más de un millar de ejemplares autóctonos en zonas afectadas por los incendios y de reserva de la biosfera.

Un grupo de voluntarios participa en la plantación de árboles en Miño | pedro puig
Un grupo de voluntarios participa en la plantación de árboles en Miño | pedro puig

La iniciativa “Un árbol nuevo”, promovida por la entidad financiera Abanca, llegó ayer a Miño y As Neves (Pontevedra), en donde decenas de voluntarios participaron en la plantación de más de un millar de ejemplares autóctonos en zonas afectadas por los incendios y de reserva de la biosfera.


De este modo, en la campaña puesta en marcha por la entidad se creó una cuenta solidaria, por la que Abanca se comprometía a que por cada aportación que realizaban clientes y no clientes se plantaría un árbol, a lo que se sumaría la plantación de un ejemplar por cada empleado, alcanzando así la cifra prevista de 6.000 árboles.
“La campaña resultó tremendamente exitosa y estamos llevando a cabo lo que prometimos en Navidad, la mejor época para la plantación es la primavera aunque habrá otro momento del año en el que hagamos más plantaciones”, explicó el director de Márketing de la entidad bancaria, Jorge Mahía.

Tatiana Suárez, directora de Responsabilidad Social Corporativa de Abanca, destacó que la iniciativa forma parte del “programa de voluntariado corporativo, en concreto, de las acciones medioambientales para llevar a cabo una fase más del programa de reforestación”.

La plantación de Miño se ha iniciado en torno a las 10,00 horas en una zona de reserva de la biosfera y, de forma paralela, se ha desarrollado en As Neves, estando previsto que el programa continúe hacia octubre o noviembre con nuevas plantaciones.

Las tareas contaron con el asesoramiento técnico de los integrantes del Grupo Naturalista Hábitat, que determinaron las especies idóneas para cada terreno según sus características y explicaron a los participantes el proceso para realizar una plantación correcta de los árboles.
Según señaló Laura Piñeiro, colaboradora de Hábitat, en la actividad de ayer en Miño se realizó la plantación de castaños, robles, manzanos, perales y abedules.

Las actividades continuarán también con la celebración el 22 de abril del Día de la Tierra. Tatiana Suárez, anunció que “aprovechando que es también la semana del voluntariado”, los posibles árboles que no se hayan podido utilizar se mantendrán conservados y se plantarían en esa jornada, que se completará además con un “taller de biodiversidad”.

Comentarios