viernes 23/10/20

Alonso Montero niega que aún queden “heridas” abiertas en la Real Academia Galega

El presidente de la Real Academia Galega (RAG), Xesús Alonso Montero, afirmó ayer que “no hay heridas” en la institución, una vez que ha asumido el máximo cargo tras la dimisión de Xosé Luis Méndez Ferrín.

currás y alonso, en un acto preparatorio al homenaje a vidal bolaño
currás y alonso, en un acto preparatorio al homenaje a vidal bolaño

El presidente de la Real Academia Galega (RAG), Xesús Alonso Montero, afirmó ayer que “no hay heridas” en la institución, una vez que ha asumido el máximo cargo tras la dimisión de Xosé Luis Méndez Ferrín.

En tono irónico Alonso Montero dijo que a él personalmente Méndez Ferrín le hizo “un flaco favor”, al tener que tomar los mandos de la Academia cuando tiene varios libros por terminar sobre la mesa de su despacho.

El presidente de la RAG hizo estas declaraciones en el Ayuntamiento compostelano, donde ayer fue recibido por el alcalde, Ángel Currás, para ultimar los detalles que se le rendirán al dramaturgo Roberto Vidal Bolaño en el Día das Letras Galegas.

“A mí me hizo un flaco favor el señor Méndez Ferrín, porque yo pensaba acabar mi vida terminando de escribir cinco libros que tengo en el despacho de mi casa, y por lo tanto el culpable, si se me permite la expresión afectuosa, es el señor Méndez Ferrín. Pero si no escribo cinco libros y hago algo mínimamente positivo en la Academia, pues también quedaré muy contento”, indicó.

situación de tensión

La dimisión de Méndez Ferrín, dijo Alonso Montero, “es lo que ocasionó eso que le vamos llamar una situación de tensión, pero se le pidió unánimemente que no dejara la Academia”, apostilló.

Respecto al proceso electoral, precisó que hubo dos candidaturas, la suya y la de Manuel González, “y como no estamos en el franquismo, no hubo una votación monolítica”, subrayó.

Alonso Montero indicó que los académicos no fueron nombrados para ser “dirigidos” por Alonso Montero o por Manuel González; “fueron nombrados por su trayectoria filológica o de defensa del idioma gallego, y tienen que atenerse al programa de la Academia que está en los estatutos: la defensa, promoción e ilustración de la lengua gallega”, explicó Alonso Montero.

Comentarios