Alfonso Rueda evita dar pistas sobre la posible sucesión de Feijóo: "Se iría un grandísimo presidente"

Alfonso Rueda, al comienzo de la rueda de prensa celebrada este jueves tras la reunión del consello de la Xunta, en Santiago de Compostela. EFE/Lavandeira jr

La incógnita sobre la sucesión en la Xunta si el presidente, Alberto Núñez Feijóo, confirma el paso que le han pedido numerosas voces destacadas en su partido, sigue sobre la mesa después de la intervención pública de este jueves del vicepresidente primero, Alfonso Rueda, a quien muchos en su partido ven como el mejor situado para el relevo, pero que ha optado por no dar pistas y respetar los tiempos de su jefe de filas.


Mientras Feijóo ya ha advertido que no confirmará su decisión hasta que esté formalmente convocado el congreso de abril, Rueda ha defendido que, si finalmente deja la Xunta, "se iría un grandísimo presidente" como atestiguan, ha dicho, las cuatro mayorías absolutas consecutivas que acumula desde que recuperó el Gobierno gallego en el año 2009, tras una legislatura del bipartito.


"Hasta el momento", Rueda ha defendido que el presidente gallego ha ejercido como "un gran gobernante" y, frente a las críticas de la oposición, que ha cargado las tintas con que tenga "la cabeza" en Madrid y en el PP en vez de en Galicia, ha defendido que él ve a Feijóo centrado "en sus tareas de presidente", aunque obviamente haya estado "muy preocupado" por la situación de su partido.


No en vano, en la línea de los argumentos que han trasladado fuentes populares en las últimas jornadas resaltando el papel clave del PP para la alternancia política en el país, Rueda ha esgrimido que lo que pasa en el PP "es tanto como decir lo que pasa en España", debido a las repercusiones que puede tener para el panorama político español.


Es más, ha asegurado que habló con él después de la reunión de Génova, en la que se ratificó que se convocará un congreso extraordinario a principios de abril y que Pablo Casado seguirá en su cargo hasta entonces, pero solo sobre los asuntos del Consello de la Xunta, de nada más.


Precisamente, Rueda lo ha presidido este jueves, ya que en principio Feijóo tenía previsto desplazarse directamente de Madrid hasta La Palma, donde se iba a celebrar la Conferencia de Presidentes, que ha sido finalmente cancelada ante la intervención militar de Rusia en Ucrania.


Así, ha dirigido el Consello y ha ofrecido la rueda de prensa posterior, en la que rechazó hablar "de futuribles" sobre la sucesión.


Mensaje a la oposición

En todo caso a la oposición, que afea a Feijóo que haya cambiado su proclama de "Galicia, Galicia, Galicia" por "Madrid, Madrid, Madrid" o "Génova, Génova, Génova" en los últimos días, sugiriendo que desatiende sus labores al frente del Ejecutivo autonómico, el vicepresidente primero de la Xunta le ha pedido "coherencia".


En concreto, ha apuntado a Valentín González Formoso, que ha asumido recientemente las riendas del PSdeG y compagina la Secretaría Xeral socialista en Galicia con presidir la Diputación y la Alcaldía de As Pontes (A Coruña). "Puestos a hablar de responsabilidades y tercios", Rueda ha subrayado que le gustaría saber qué "tercio" de las tareas de Formoso tiene "desatendido".


De Feijóo, ha reiterado: le ve "como siempre, atendiendo a sus obligaciones y a su agenda" de presidente. Ha ejemplificado con que en los últimos días ha participado con normalidad, por ejemplo, en la reunión del comité clínico que asesora al Gobierno en asuntos ligados con la pandemia y ha participado en la sesión de control del Parlamento.


"Casado es un señor"

Y sobre la situación de su partido, ha celebrado que se haya acordado una transición "ordenada" y ha elogiado, prácticamente usando las mismas palabras que Feijóo tras el encuentro en Génova, al hasta ahora presidente popular, Pablo Casado.


"Pablo Casado es un señor y merece irse del partido como tal", ha dicho, para insistir en lo positivo de que en el encuentro con los barones fuese posible alcanzar "por unanimidad" un acuerdo para la transición.


El sucesor tendrá que ser diputado

Aunque Rueda es visto como el relevo "lógico" y parte como el mejor situado, lo cierto es que el requisito legal para un hipotético relevo de Feijóo en la Xunta es que sea diputado. El vicepresidente segundo y responsable económico del Ejecutivo, Francisco Conde, también tiene un acta; al igual que otros dirigentes destacados de la formación.


Tienen acta en el Pazo do Hórreo los presidentes provinciales del partido en A Coruña, Diego Calvo, y Lugo, Elena Candia. Y en la Cámara está también Pedro Puy, portavoz parlamentario precisamente y quien nunca está ajeno a las 'quinielas' siempre que se abre un escenario de este tipo.


Pero de hecho, legalmente, Feijóo podría continuar como presidente de la Xunta aunque dirigiese el PP --no así como jefe de filas de los populares gallegos, que se verían abocados a su propio congreso extraordinario--. Este jueves Rueda ha eludido, pese a las reiteradas preguntas de los medios, desvelar si él ve posible compaginar ambas tareas --aunque la visión más extendida en la formación es que el de Os Peares tendría "demasiado trabajo" en Madrid--.


Tampoco ha respondido a si estaría "dispuesto" a tomar las riendas con el argumento de que mientras Feijóo no revele el siguiente paso "no tiene sentido hablar de futuribles".


¿Qué pasaría en la Xunta?

Aunque legalmente es compatible mantener el cargo de presidente de la Xunta y del partido, si Feijóo dimite, el Estatuto contempla la hoja de ruta que daría pie a que el relevo se materializase en un mes. Su cese implicaría también el de sus conselleiros, que seguirían en funciones hasta la conformación de un nuevo Ejecutivo autonómico cumplimentados los correspondientes trámites parlamentarios.


La otra vía, que descartan por completo las fuentes populares consultadas, es un adelanto electoral. Pero en el PPdeG recuerdan que las últimas elecciones gallegas fueron en verano de 2020 y tienen una amplia mayoría absoluta llamada a sostener el Gobierno autonómico con comodidad durante más de dos años, lo que daría margen también para "rodarse" a un sucesor.

Alfonso Rueda evita dar pistas sobre la posible sucesión de Feijóo: "Se iría un grandísimo presidente"

Te puede interesar