jueves 22/10/20

Alertas sanitarias afectan a calles completas en Lugo tras 35 días de huelga

Treinta y cinco días de huelga en el servicio de limpieza y recogida de basura en la ciudad de Lugo han provocado decenas de alertas sanitarias en las últimas semanas y, aunque parte de ellas se han ido solventando, los inspectores de la Xunta de Galicia decretaron hoy otros 45 puntos de alarma.

La basura se acumula en las calles de Lugo. EFE
La basura se acumula en las calles de Lugo. EFE

Treinta y cinco días de huelga en el servicio de limpieza y recogida de basura en la ciudad de Lugo han provocado decenas de alertas sanitarias en las últimas semanas y, aunque parte de ellas se han ido solventando, los inspectores de la Xunta de Galicia decretaron hoy otros 45 puntos de alarma.
Algunos de ellos ocupan calles enteras, y en todos los casos son debidos a la acumulación de desperdicios, pero, no obstante, el gobierno local ha informado de que no hará finalmente una intervención, porque la concesionaria, Urbaser, "cumplió" los servicios mínimos.
Al igual que en días pasados, los inspectores del servicio de Control de Riesgos Ambientales de la Xunta de Galicia volvieron hoy a peinar la ciudad para comprobar el estado sanitario de las calles y señalar aquellos puntos más sensibles de padecer algún riesgo como consecuencia de la acumulación de basura.
El jefe de este servicio en Lugo, José Luis Fugarolas, confirmó que el trabajo se lo repartieron hoy seis miembros de su departamento, entre veterinarios y farmacéuticos, aunque en días pasados llegaron a trabajar en las calles de Lugo hasta una docena de inspectores.
La alerta sanitaria se mantiene en varios núcleos de población de la zona rural y, sobre todo, en el casco urbano de la capital lucense, donde todo el trazado de algunas calles ha sido declarado en situación de alerta sanitaria.
Ante esta situación, la Asociación Nacional de Empresas de Control de Plagas (ANECPLA) ha advertido sobre "la posible proliferación" en la ciudad de plagas de ratas, cucarachas y otros organismos nocivos para la salud, como consecuencia de los desperdicios y restos orgánicos acumulados en las calles.
En un comunicado, este colectivo avisa de que todas las plagas son contaminantes potenciales y transmisoras de enfermedades que, en muchos casos, pueden llegar a ser de extrema gravedad.
En ese sentido, recuerda que los restos acumulados en las calles suponen un riesgo para la población, dado que queda expuesta a la proliferación de plagas y a la propagación de ciertas enfermedades transmitidas por esas especies, que encuentran alimento fuera de su hábitat en los desperdicios que se amontonan en las aceras.
Con todo, José Luis Fugarolas reconoció que la situación ha "mejorado bastante" en el centro de la ciudad, una impresión que también comparte el gobierno local de Lugo, que preside el socialista José López Orozco.
El alcalde compareció hoy ante los medios de comunicación para informar de que hay "una realidad que todos pueden constatar", como ya lo hicieron los propios "técnicos del Ayuntamiento de Lugo", y esta es que la ciudad está "en muchas mejores condiciones" de lo que lo estaba el pasado viernes, cuando el gobierno local amenazó con intervenir temporalmente el servicio de limpieza.
Además, anunció que esta semana se pondrá en marcha un "plan" para que la situación quede "casi normalizada" y que el mismo consistirá en "reforzar ese trabajo" que realizó la concesionaria entre el sábado y el domingo, para que se cumplan de forma escrupulosa los servicios mínimos.
De hecho, el regidor local se mostró convencido de que si se estuviesen cumpliendo los servicios mínimos, Lugo "no hubiese llegado a la situación que llegó", porque los vecinos de la capital vivirían las molestias "de una situación de huelga, con algunos problemas", pero no todas las alertas sanitarias que decretó la Consellería de Sanidad en las últimas semanas.
Por su parte, Urbaser ha comunicado que, a partir de ahora, se considera a sí misma en situación de "alerta permanente" para "atender a cualquier tipo de requerimiento" que llegue por parte de la "autoridad superior", bien sea el propio Ayuntamiento de la capital lucense o de la Consellería de Sanidad.
El portavoz de la empresa, Benito García, anunció que esta nueva situación supone, en la práctica, "que si los servicios mínimos no son cumplidos" por parte de los trabajadores de Lugo, la "empresa se considera autorizada" para utilizar todos los efectivos necesarios, tanto medios materiales como humanos, con el fin de evitar que vuelvan a producirse alertas sanitarias.
Según la empresa, después de haber levantado de las calles de la ciudad 211 toneladas de basura y de haber realizado una "limpieza integral" de los puntos de alerta sanitaria, en este momento esas zonas se encuentran en perfecto "estado de revista".

Comentarios