miércoles 16.10.2019

El agresor de Vigo ingresa en prisión tras intentar suicidarse con un tenedor de plástico

El autor confeso del acuchillamiento de una mujer en Vigo, con la que mantuvo una relación sentimental y a la que lesionó de gravedad con un cuchillo en el cuello, fue enviado a prisión .

Agentes de la Guardia Civil escoltan al acusado a la salida de los juzgados	efe
Agentes de la Guardia Civil escoltan al acusado a la salida de los juzgados efe

El autor confeso del acuchillamiento de una mujer en Vigo, con la que mantuvo una relación sentimental y a la que lesionó de gravedad con un cuchillo en el cuello, fue enviado a prisión provisional, comunicada y sin fianza, tras admitir los hechos a la juez, aunque matizó que no hubo premeditación.
A este hombre se le imputa un delito de homicidio en grado de tentativa y sobre él pesa una orden de alejamiento y la prohibición de comunicarse con la víctima durante la instrucción de esta causa.
C.F., de 40 años, declaró durante dos horas en el Juzgado de Violencia contra la Mujer de Vigo, adonde llegó en silla de ruedas, con una bata sanitaria y portando una venda en su muñeca izquierda.
Antes había sido sometido a una exploración psicológica en el hospital Meixoeiro, al que se le condujo después de haber ingresado inicialmente en el Xeral tras intentar cortarse las venas con un tenedor de plástico en la comisaría de Policía, donde permanecía desde su detención el  domingo.
Yolanda Abellán, abogada de oficio de C.F., también recalcó que su cliente mostró su arrepentimiento ante la juez y está “muy preocupado” por el estado de salud de la víctima.
Sobre el hecho de que no la acompañara hasta la puerta de urgencias, sino que la dejara a unos 30 metros de distancia, los cuales la víctima recorrió por sus propios medios, aún con el cuchillo clavado en su cuello, dijo que se marchó “por pánico”.
C.F. negó que acosara y saboteara el coche de M.F.F., contó su abogada, que pidió el ingreso de su cliente en un módulo especial en prisión porque “está muy mal”, “derrumbado psicológicamente”, a la vez que recordó que el de ayer no es el primer episodio autolítico de aquel.
Su cliente estuvo de baja hasta hace poco más de una semana, cuando se reincorporó a su centro de trabajo.
La letrada también relató que la pasada noche lo convenció de que declarara ante la juez y contara “su verdad”, después de negarse a hacerlo en comisaría y de negar la autoría de los hechos al ser detenido.
La agresión se produjo a primera hora de la mañana del domingo en el rellano del sótano del edificio de la calle Martínez Garrido donde reside la víctima, tras lo cual C.F. la trasladó en coche a las inmediaciones del hospital Povisa.
Antes de que ayer admitiera los hechos, la Policía recabó el testimonio de una testigo y halló el vehículo de la víctima cerca del centro sanitario.

Comentarios