jueves 22/10/20

Afrontan 10 años por maniatar y robarle la tarjeta al cura de Pazos de Borbén

Los tres hombres acusados de asaltar la casa rectoral de Pazos de Borbén (Pontevedra) en enero de 2013, donde supuestamente maniataron al cura y le robaron la tarjeta de crédito, cuyo código PIN obtuvieron mediante amenazas, afrontan cada uno 10 años de prisión.

Los tres hombres acusados de asaltar la casa rectoral de Pazos de Borbén (Pontevedra) en enero de 2013, donde supuestamente maniataron al cura y le robaron la tarjeta de crédito, cuyo código PIN obtuvieron mediante amenazas, afrontan cada uno 10 años de prisión.

La sección quinta de la Audiencia de Pontevedra, con sede en Vigo, acoge a partir de mañana el juicio en el que el Fiscal acusa a Francisco S.M., Javier P.O. y Víctor José M.L. de los delitos de robo con violencia y de detención ilegal, y de una falta de lesiones.

Según se recoge en el escrito de acusación, los tres acusados, uno de ellos con antecedentes por hechos similares, sacaron con la tarjeta robada 600 euros en dos operaciones en un cajero de Tui, pagaron cerca de 700 euros en servicios en un club de alterne de O Porriño y realizaron compras por 60 euros en una gasolinera.

Mientras tanto, el cura permaneció maniatado doce horas con unos cables de teléfono y de un tensiómetro hasta que la asistenta acudió al domicilio a la mañana siguiente.

El escrito del fiscal detalla que los asaltantes se presentaron en la casa rectoral de Pazos sobre las 22.30 horas con las caras tapadas con unos trozos de tela, rompieron un cristal y cuando su morador se asomó a ver qué sucedía, dos de ellos se introdujeron en el domicilio por la fuerza mientras el tercero se quedó vigilando.

Supuestamente, Javier P.O. amenazó al párroco con un cuchillo y lo obligó a que le entregara 30 o 40 euros en metálico, así como su tarjeta de crédito y el código PIN, bajo la amenaza de que si no era correcto volverían a la casa.

Después, con la ayuda de Víctor José M.L., lo ataron fuertemente de pies y manos y los tres abandonaron el lugar en el coche en el que se habían presentado minutos antes en la casa rectoral.EFE

Comentarios