jueves 22/10/20

El acusado de matar a Tatiana Vázquez mantiene en el juzgado que es inocente

El juicio por el asesinato de la joven Tatiana Vázquez –que tenía 24 años en el momento de su fallecimiento– se inició ayer en la Audiencia Provincial de Lugo con la declaración del único acusado

El acusado de la muerte de Tatiana Vázquez, su exnovio Ibrahima Ndiaye | e. trigo
El acusado de la muerte de Tatiana Vázquez, su exnovio Ibrahima Ndiaye | e. trigo

El juicio por el asesinato de la joven Tatiana Vázquez –que tenía 24 años en el momento de su fallecimiento– se inició ayer en la Audiencia Provincial de Lugo con la declaración del único acusado, su exnovio, Ibrahima Ndiaye, que siguió manteniendo su inocencia e incluso llegó a afirmar que la convivencia con la joven era buena, aunque se negó a responder a las preguntas del fiscal y solo contestó en parte a la acusación particular. El juicio comenzaba con la elección de los once miembros que forman el jurado, integrado por cuatro hombres y siete mujeres.
En torno a las once de la mañana, Ibrahima llegaba de la prisión y a preguntas de los periodistasvolvió a afirmar, hasta en tres ocasiones, que es “inocente”. “No tengo ni puta idea de esta mierda que está montada”, dijo Ndiaye.

En la sala de vistas, después de escuchar el relato de los hechos y la primera intervención del fiscal, Ibrahima Ndiaye se negó inicialmente a sentarse en el silla reservada para las declaraciones, tanto del acusado como de los testigos, e insistió en que él no tenía por qué ocupar ese lugar porque no tuvo nada que ver con la muerte de Tatiana. La presidenta de la sala, María Luisa Sandar, lo invitó a tomar asiento en el lugar indicado y le garantizó que iba a tener “un juicio justo”.
“A mí me parece que no”, dijo el acusado, aunque finalmente tomó asiento en el lugar indicado para prestar declaración, después de que la propia presidenta de la sala le indicase que carecía “de criterio” para hacer tal afirmación, porque el juicio todavía no había “empezado”.

Durante su intervención inicial, el fiscal jefe de Lugo, Roberto Brezmes, aseguró que Ndiaye había convertido su relación con Tatiana en un “verdadero infierno”, presidida por la “amenaza” pero no por el “cariño”, hasta que al final la “mató”, una afirmación a la que el propio Ibrahima respondió airadamente: “Eso es mentira”.
Por su parte, el letrado de la defensa, César Lodos, aseguró en su primer mensaje para los miembros del jurado que Ibrahima es “el más perjudicado por la muerte de Tatiana”, porque “dependía económicamente de ella”.

“Tramposo”
Ibrahima se negó a responder a las preguntas del fiscal, al que llamó “tramposo”, y también dejó de contestar a la acusación particular después de media hora de interrogatorio y de varios desencuentros con el abogado Pablo Freire, pero sí atendió a las cuestiones que le planteó el letrado de la defensa. “Yo no la trataba mal. Nunca le pegué ni le hice nada. Ella estaba conmigo porque quería. Nunca la amenacé para nada”, dijo Ibrahima.

En cuanto a la noche de autos, mantuvo que Tatiana fue a verlo a la pensión y, de allí, ambos bajaron juntos y se subieron al coche de ella, porque la chica se marchaba para su casa, pero él quería acercarse a un 24 horas para comprar un mechero. Dijo que de camino del establecimiento se percató de que llevaba encima un mechero, de modo que ya no llegó a ir al 24 horas, se bajó del coche y Tatiana siguió su camino. Explicó que no supo más de la chica ni se enteró de que su cuerpo había aparecido en San Fiz hasta que entraron los agentes de policía en la habitación, porque los canales de televisión que solía ver “no emiten noticias”.

Comentarios