miércoles 28/10/20

El acusado del crimen de Petín dice que el holandés iba “como un loco” y él hizo “pum, pum”

Un agente de la Guardia Civil que acudió ayer a declarar en la segunda jornada del juicio por el crimen del holandés de Santoalla, en el municipio de Petín (Ourense)

El principal acusado llega al tribunal en compañía de su abogado| Brais Lorenzo (efe)
El principal acusado llega al tribunal en compañía de su abogado| Brais Lorenzo (efe)

Un agente de la Guardia Civil que acudió ayer a declarar en la segunda jornada del juicio por el crimen del holandés de Santoalla, en el municipio de Petín (Ourense), aseguró que el principal acusado le dijo que vio bajar al ciudadano holandés en su coche por una pista forestal “como un loco” y cogió la escopeta e hizo “pum, pum”, se escondió y afirmó: “Y que me busquen”.
“De vuelta, nos dijo: este holandés quiere meterse con nosotros por los pinos y así tocamos a menos dinero. Luego, aseguró que el holandés venía como un loco y él mismo dijo: cogí la escopeta e hice “pum, pum”, me escondí y que me busquen”, declaró el agente. Estas revelaciones se produjeron cuando dos miembros de la Benemérita, acompañados por el principal acusado, se dirigían a la zona en la que se encontraron el coche y el cadáver del holandés al inicio de la investigación.
El sargento de la Guardia Civil que dirigió la investigación aseguró en su declaración de ayer que el lugar en el que estaban el coche y el cadáver del holandés era “casi perfecto” para ocultar el crimen. Además, este declaró que el holandés “grababa todo lo que hacía porque estaba obsesionado con que sus vecinos le hicieran daño” e incluso “redactó cartas dirigidas al juez en las que señalaba lo que le ocurría con los vecinos y ponía que, si le pasaba algo, los culpables son sus vecinos”.
Además, apuntó que el coche del holandés sí fue quemado por alguien, por lo que rechaza lo señalado el lunes por el hermano del presunto autor del crimen, quien aseguró que el vehículo ardió por el calor que desprendía.
Mientras, la mujer del ciudadano holandés reconoció en su declaración que su marido le aseguró en diciembre de 2009 que le tenía más miedo al principal sospechoso del caso que al hermano de este. La mujer apuntó también que su marido no quería ver a sus vecinos cuando las relaciones empezaron a tensarse, por lo que “evitaba encontrarlos”. l

Comentarios