jueves 14.11.2019

Unas 2.000 personas exigen un reparto de cuotas justo e igualitario

Unas 2.000 se manifestaron ayer en Santiago  para exigir al Gobierno y a la Xunta que negocien un nuevo reparto “justo e igualitario” de cuotas para el cerco que permita que “todos los pescadores tengan los mismos derechos”.

Los participantes en la manifestación comienzan a reunirse en Santiago	ep
Los participantes en la manifestación comienzan a reunirse en Santiago ep

Unas 2.000 se manifestaron ayer en Santiago  para exigir al Gobierno y a la Xunta que negocien un nuevo reparto “justo e igualitario” de cuotas para el cerco que permita que “todos los pescadores tengan los mismos derechos”.
La marcha, convocada por la Asociación de armadores Acerga, que representa a unos 120 barcos gallegos –de los 150 existentes–, partió poco antes de las 12,00 horas de la praza do Obradoiro hacia la sede de la Xunta, zona en la que los armadores permanecen acampados desde hace ya 27 jornadas.
“Por un reparto xusto de cuotas de pesca para todos” fue el lema de esta protesta, a la que se sumó gente llegada en una quincena de autobuses procedentes de localidades como Ares, Pontedeume, Cariño, Sada, Porto do Son, A Coruña, Malpica, Noia, Cambados, Moaña, Vigo o Redondela.
“La cuota es de todos”, explicó en declaraciones a los medios de comunicación el presidente de Acerga, Juan José Blanco, quien ha considerado que no puede haber pescadores “de primera” y pescadores “de segunda”.
En este sentido, señaló que, en la actualidad, el Gobierno estatal tiene “cuota suficiente” como para buscar “la forma de darle” carga de trabajo a aquellos pescadores que, a día de ayer, “no tienen casi nada”. “Hay gente marginada, que tenía 6.000 kilos diarios y a la que ahora le dan 6.000 para todo el año, y no podemos aguantar esto”, ha asegurado.
Asimismo, preguntado por los periodistas al respecto, Juan José Blanco se refirió a la reciente organización en una asociación de armadores de los 30 barcos no incluidos en Acerga. “Yo no quiero que haya ricos de primera, de segunda y de tercera, yo me juntaré siempre al que lo necesita, porque hacer una asociación de ricos, en ella los pobres no tienen cabida”, lamentó.
Durante su recorrido, los asistentes corearon consignas como “Queremos traballar e non emigrar” y  pidieron la dimisión del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y la conselleira do Mar, Rosa Quintana, a los que acusan de“favorecer a unos y perjudicar a otros”.
“Esperemos que, de una vez por todas, el Gobierno gallego y el estatal atiendan a una reivindicación completamente justa del cerco gallego”, manifestó Val Alonso.

Comentarios