jueves 26/11/20

Claves para cuidar el cabello en invierno

Consejos imprescindibles que necesitas saber para mantener sana tu melena y cuero cabelludo
Claves para cuidar el cabello en invierno
Claves para cuidar el cabello en invierno

A pesar de que la mayoría de las personas creen que es en verano cuando más sufre el cabello, no es así. Al igual que el sol, las altas temperaturas y la exposición continua a la sal de la playa o al cloro de la piscina, propios del verano, afectan al aspecto del pelo, en invierno existen multitud de agentes externos que ponen en riesgo la salud de la melena y el cuero cabelludo.

El frío, el viento, la humedad y los efectos de la calefacción en espacios interiores, junto con los gorros, bufandas y los jerséis son los archienemigos del cabello en los meses de invierno. Todos estos factores dañan el cuero cabelludo y afectan directamente al pelo, ya que desde la cutícula hay un deterioro y con el paso del tiempo este se hace más visible.

Además, después del verano, el pelo de las mujeres se cae más de lo habitual, aunque según los especialistas es el propio ciclo de vida del cabello (etapa de crecimiento, de reposo y de caída). En otoño-invierno se produce la renovación máxima del cabello. Muchos conocen popularmente este momento de alopecia estacional como la época de la berenjena. Aunque el pelo se cae a diario es en los meses más fríos cuando es más notorio.

5 claves para mantener tu cabello saludable en los meses más fríos del año

Con los siguientes consejos imprescindibles evitarás ese aspecto apagado y encrespado tan característico de los meses de otoño-invierno, especialmente en Galicia, y lograrás una melena sana desde la raíz hasta las puntas. Lucir pelazo ya no será una odisea.

1.     Elige un secador de calidad

En invierno el secador es un producto imprescindible para el cuidado y mantenimiento de nuestro cabello y, aunque su uso conlleva exponer nuestro cabello a altas temperaturas, solo hay que elegir un secador de calidad para que estas no afecten a la salud capilar. Con las bajas temperaturas y la humedad propia del norte es inevitable usar el secador.

Según un análisis de Perfect Hair sobre secadores de pelo, es mejor optar por secadores con funciones avanzadas como la función iónica o la ThermoProtect, tener en cuenta el tipo de pelo que tienes para escoger la potencia adecuada y pensar en qué accesorios necesitas para mantener tu pelo en buen estado. Todo ello, te ayudará a conseguir un acabado perfecto, evitar el encrespamiento y lograr un cabello sano y lleno de vitalidad en los meses más fríos del año.

2.     La importancia de una correcta hidratación interna y externa

Proporcionar al cabello una adecuada hidratación, tanto interna como externa, es vital en esta época del año. Por ello debes cuidar tanto tu alimentación como los productos que eliges para cuidar tu cabello (champú, acondicionador, mascarilla, sérum, protector térmico, aceite de argán…).

Sigue una dieta equilibrada y asegura tu salud capilar. Hoy en día existen dietas capilares para el tratamiento específico del cabello. Estas consisten en la ingesta de alimentos esenciales para su correcto desarrollo como son los antioxidantes, la vitamina B5 y B6, la biotina, el omega 3 y 6… Una buena dieta se refleja en nuestro aspecto externo (uñas, cabello, piel…). Por ello presta mucha atención a tu alimentación para mantener la salud de tu pelo, especialmente en invierno.

3.     Elige el champú atendiendo a las necesidades de tu cabello

Hoy en día existen multitud de marcas y especialidades de champús en el mercado: para pelo seco, graso, teñido… ¿Cuál es el tuyo? Elige el que mejor se adapte a tu tipo de pelo y acertarás seguro. Opta por marcas con una excelente relación calidad-precio que cuenten con elementos energizantes y nutritivos para proteger tu cabello de las agresiones externas (biotina, vitaminas, cafeína…).

4.     Regula la periodicidad de lavado

Esta cuestión es muy debatida desde hace años y, aunque depende mucho de cada persona, los expertos recomiendan lavar el cabello cuando sea realmente necesario. Lo más saludable es hacerlo cada tres o cuatro días, aunque depende mucho de cada tipo de pelo y del estilo de vida de cada persona.

5.     Cuida la forma en la que cepillas tu cabello

La cutícula de nuestro pelo es la gran perjudicada del clima invernal gallego. Por ello es aconsejable optar por con cepillos de cerdas flexibles o peines de madera con púas anchas para cepillarlo suavemente cuando esté seco, ya que el pelo mojado es mucho más frágil.

Cepilla siempre empezando por las puntas ya que es donde más se concentran los enredos. Agarra tu cabello con la otra mano para evitar tirones y lograr reducir la rotura de tu pelo.

Protege tu cabello y luce pelazo durante todo el año

Por todo lo mencionado anteriormente, es incuestionable que el invierno deja huella en nuestro cabello: encrespamiento, electricidad, caída excesiva, sequedad del cuero cabelludo, picores, descamamiento… Controla el pelo rebelde y lúcelo como recién salido de la peluquería con los anteriores consejos. Protege y mima tu cabello todo el año. 

Comentarios