miércoles 25/11/20

Auge del e-commerce tras el COVID-19

Auge del e-commerce tras el COVID-19
Auge del e-commerce tras el COVID-19

No es una novedad el efecto adverso que la pandemia ha tenido en la sociedad; muchos sectores de la economía y el comercio se han visto afectados. Lentamente, esto empieza a cambiar, especialmente porque algunas actividades han crecido tanto o más de lo que otras se han reducido. Este es el caso del e-commerce —comercio electrónico—. 

Por razones obvias, las empresas nativas de esta modalidad, como los gigantes Amazon o Netflix, tuvieron un crecimiento sin precedentes. Sin embargo, ya no solo estas disponen del entorno digital como medio principal de comercio, sino que otras actividades —especialmente las tiendas online de sofás— se han encontrado frente a este medio y conseguido, gracias a él, un éxito rotundo.

El comercio electrónico y el mercado

El comercio electrónico viene ganando hace ya varios años un porcentaje cada vez mayor de las actividades del comercio tradicional. Si bien este ha sido un proceso gradual, siempre se ha mantenido en crecimiento. Esto es hasta principios de este año, cuando la expansión del COVID-19 alcanzó niveles pandémicos. En consecuencia, la gran mayoría de los países del mundo adoptaron medidas de distanciamiento social y aislamiento preventivo. La población entonces no tuvo más remedio que recurrir al medio digital como principal fuente de acceso a casi el total de sus necesidades. 

En cuanto al e-commerce, esto le quitó uno de sus obstáculos históricos y aceleró su crecimiento, puesto que redujo considerablemente la resistencia de quienes preferían, por un motivo u otro, el comercio tradicional al que estaban acostumbrados. Las plataformas y aplicaciones actuales estaban listas y les dieron una gran bienvenida; no por nada, hoy los consumidores desplazados hacia este medio aseguran que seguirán utilizándolo aun cuando la necesidad de distanciamiento social deje de existir.

Un caso ejemplar

Si tomamos en cuenta el panorama, no sorprende que uno de los sectores que mayores ventas y crecimiento ha percibido es el del descanso y confort en el hogar. Las personas, al encontrarse aisladas en los confines del hogar, buscan abastecerse de todas las amenidades posibles. Las empresas, frente a ello, descubrieron los beneficios de disponer de la venta online; pueden prescindir, hasta cierto punto, de la necesidad de un espacio físico de atención al público o de almacenaje, puesto que pueden producir por demanda, abaratar en costos fijos y volverse más competitivos y, por lo tanto, más rentables —lo que a su vez genera más interés en los consumidores—. Inditex, empresa líder en el sector textil de España, asegura que la razón de su bienestar actual en el mercado se debe justamente a su participación en el comercio electrónico.
 
El auge del e-commerce, sin embargo, no puede ser tomado como un suceso particular que solo tiene que ver con el contexto actual y puntualmente con la pandemia. Los hábitos de compra de las personas, en estos meses de intenso aprendizaje y profundización en el ámbito digital, parecen haber acelerado un proceso de cambio que ya se venía produciendo hace varios años. Que una tienda online de sofás o una persona comprando desde una silla incómoda vean ahora los beneficios es lo verdaderamente extraordinario.

Comentarios