jueves 02.04.2020

Los puntos que abren el mundo a millones de ciegos

El Día Mundial del Braille se celebra por segundo año tras la proclamación por la ONU de esta conmemoración para crear conciencia sobre su relevancia como medio de comunicación
Lectura de una página en la exposición del Museo Tiflológico de la ONCE | efe
Lectura de una página en la exposición del Museo Tiflológico de la ONCE | efe

El alfabeto compuesto por seis puntos que caben justo en la yema de un dedo significó hace casi 200 años, cuando Louis Braille creó este sistema de escritura y lectura, eliminar la condena al aislamiento en la que estaban las personas ciegas y abrirles una ventana de comunicación con el exterior. 

En el mundo hay 36 millones de personas ciegas y cerca de 73.000 españoles sufren discapacidad visual. Ayer se celebró el Día Mundial del Braille, un sistema de comunicación universal cuyo impacto se compara con el de la invención de la imprenta para el resto de la humanidad.

La combinación de esos seis puntos, con los que se forman los números y las letras que se utilizan en cualquier idioma, sigue siendo para las personas con discapacidad visual la oportunidad de leer los mismos libros y publicaciones que los impresos y aporta una herramienta eficaz no solo para leer, sino también escribir, acceder a la educación, a la cultura y a la información sin necesidad de ver, guiándose solo por el tacto.

Si el pedagogo francés Louis Braille (1809-1852) -que se quedó ciego a los cinco años tras sufrir un accidente- fue el creador de este sistema, otras personas más anónimas han ido ideando la forma de utilizarlo en las pequeñas cosas.

Como un profesor de geografía de un colegio de Pontevedra, también ciego, que adaptó a finales del XIX (en 1879) un mapa de España al braille para que sus alumnos ciegos pudieran conocer los ríos, las montañas y las divisiones regionales de la Península, incorporando además distintas texturas de papel y telas para definir cada uno de los territorios y accidentes geográficos. Este mapa y otras herramientas de escritura y lectura de braille pueden verse el Museo Tiflológico de la ONCE en Madrid, donde se exponen partituras, libros y

Actualmente hay 7.500 estudiantes ciegos o con problemas graves de visión y un millar de niños de entre 9 y 10 años están aprendiendo el manejo de este sistema de lectura y escritura.

Comentarios