miércoles 16.10.2019

El Puente de la Torre de Londres revive su pasado para celebrar sus 125 años

Los orígenes victorianos de la icónica localización londinense fueron los protagonistas de las diferentes actividades y exposiciones que se llevaron a cabo durante el fin de semana para festejar este aniversario

El 125 aniversario del puente se celebró con varias actividades | EFE
El 125 aniversario del puente se celebró con varias actividades | EFE

El 125 aniversario de la inauguración del Puente de la Torre de Londres, una de las estructuras más emblemáticas de la capital británica, se festejó durante la jornada de ayer con actuaciones de teatro callejero, eventos familiares y una muestra fotográfica sobre sus orígenes victorianos para revivir su historia y reivindicar su “relevancia cultural”.

Inaugurado por el rey Eduardo VII el 30 de junio de 1894, se concibió en una época de pleno apogeo económico en Londres con el objetivo de solventar un problema de tráfico y lograr mejores accesos entre ambas orillas del Támesis, sobre todo en el este de la ciudad.

Hoy en día, su labor sigue siendo funcional, por él pasan 40.000 vehículos diarios, si bien fue convirtiéndose, a través de los años, en un vibrante núcleo de actividades artísticas y de ocio, “adquiriendo una enorme relevancia cultural”, comenta Chris Earlie, responsable del puente.

“Fue construido para solucionar un problema muy específico -descongestionar el tráfico- y creo que al hacerlo se generaron algunas respuestas muy creativas, por eso el puente que hoy vemos es tan icónico y tan poco habitual”, explica Earlie.

La estructura aúna características de puente basculante y puente colgante y en su estética victoriana neogótica se quiso replicar el estilo de la Torre de Londres, con un diseño que pretendía “hacerlo parecer mucho más antiguo de lo que era en realidad”.

Con una longitud de 244 metros, otros 7 de altura, y dos torres de 65 metros cada una, separadas por dos levas que pueden abrirse hasta formar un ángulo de 83 grados para dar paso al tráfico fluvial, su aspecto sufrió variaciones con los años, como su coloración.

“Pero pese a las modificaciones, fue una de las construcciones británicas culturalmente más significativas”, subrayó Earlie.

Para celebrar su aniversario, desde el sábado se dispuso un precio de admisión “especial” de 1,25 libras (1,39 euros) para los visitantes que compren sus entradas en el mismo día.

Se llevaron ayer a cabo varios eventos familiares gratuitos, como una gran “celebración de cumpleaños” en las históricas “Salas de Motores”, en memoria del arquitecto encargado de su diseño, Horace Jones, cuando además se cumplen 200 años desde su nacimiento.

Los visitantes participaron en actividades de ocio como una “búsqueda del tesoro” y pudieron tomarse fotografías ataviados con indumentaria victoriana.

Otro de los platos fuertes de este programa festivo fueron las actuaciones de teatro callejero de un grupo de actores vestidos de época, que recrearon, a lo largo de la jornada de ayer, situaciones basadas en historias personales de algunos de los trabajadores del puente en sus comienzos.

Además, desde el sábado quedó inaugurada una exposición fotográfica en las pasarelas peatonales del puente, en las que los espectadores contemplan raras imágenes de archivo y nuevas instantáneas extraídas de un libro de fotos elaborado para marcar esta fecha.

“Ya no es un simple puente de paso, sino que se ha convertido en un centro de eventos, en sala de conciertos, en centro educativo y en uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad”, remachó Earlie.

Comentarios