• Miércoles, 25 de Abril de 2018

El piano que sobrevivió a la bomba atómica de Hiroshima

El piano que sobrevivió a la bomba atómica de Hiroshima
El músico estadounidense John Legend toca el piano con la cantante sueca Zara Larsson | efe
El músico estadounidense John Legend toca el piano con la cantante sueca Zara Larsson | efe


El poder de la música, a través de un piano japonés Yamaha de 1938 y numerosos artistas internacionales, protagonizó el galardón otorgado a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares. La colaboración entre la Organización del Premio Nobel de la Paz y el fabricante Yamaha, hizo posible ver y oír en el Telenor Arena de Oslo a uno de los pianos Hibaku, término que designa a los supervivientes de la bomba atómica de Hiroshima.
El piano fue el invitado de honor al Concierto del Premio Nobel de la Paz, que se celebra anualmente. El instrumento fue fabricado por Yamaha en Hamamatsu (Japón) 1938 y su relevancia se debe al hecho casi milagroso de su asombrosa conservación tras haber sufrido el impacto de la bomba atómica. Por esta razón, ya ha participado en otros conciertos a favor de la paz en Japón y Estados Unidos. Su participación en la gala del Premio Nobel de la Paz tiene aún más sentido dado el receptor del premio de este año.
La historia de este piano comenzó en una casa en Ujina, en Hiroshima a tan solo 3 kilómetros del hipocentro de la explosión. Milagrosamente el piano sobrevivió el impacto casi intacto y años después su propietario lo donó a Yagawa Mitsunori, artesano japonés especialista en la restauración de pianos y, a su vez, superviviente a la bomba atómica de segunda generación. Desde entonces el piano ha llevado a cabo muchos viajes para sus recitales. El último ha sido de más de 8.000 kilómetros en los que ha recibido la atención de una obra de arte y ha sido posible facilitarlo precisamente gracias a la empresa Yamaha, la misma que lo fabricó hace casi un siglo.
Mitsonuri ha sido el encargado de mantener el piano lo más próximo al original y a la vez darle visibilidad mundial: “Espero que escuchar el timbre de este piano Hibaku en este concierto sea una oportunidad para reflexionar sobre el horror de las armas nucleares. Este piano ha vivido la tragedia de los bombardeos nucleares por lo que solo tiene un mensaje para transmitirnos”. l