jueves 02.04.2020

Pepa Flores, la ganadora del Goya de Honor que quiso ser invisible y que todos aman

La carrera de Pepa Flores se acabó pronto. A sus 38 años decidió abandonar los escenarios después de toda una infancia delante de la cámara como Marisol, la niña prodigio que encandiló a una generación
Pepa Flores comenzó a actuar cuando tenía once años
Pepa Flores comenzó a actuar cuando tenía once años

i alguien suscita un consenso total sobre su idoneidad como merecedora del Goya de Honor esa es Pepa Flores. Hace mucho tiempo que no es actriz, ni cantante, pero su figura, desde que fuera niña prodigio, novia de España y símbolo del franquismo, hasta la activista que le salió “roja” al régimen, Pepa Flores ha logrado ser única e inigualable.

Retirada del cine en 1985, cuando rodó “Caso cerrado” con un joven Antonio Banderas, malagueño como ella, la artista se apartó por decisión propia de cualquier exposición al mundo del espectáculo -por mucho que el mundo del espectáculo intentó evitarlo-, y se volvió invisible; desde entonces sólo ha tenido un par de intervenciones públicas, siempre por ayudar a su familia o amigos.

Tanto es así que todavía se desconoce si la actriz irá a recoger su Goya de Honor. “No quiere ser protagonista”, afirman quienes la conocen, que también alaban su coherencia.

La niña que se convirtió en mito

Hay quien ha comparado el impacto causado por Rosalía con la primera vez que los ojos azules y la voz angelical de una niña de once años iluminaron las grises pantallas del cine franquista. Pero cuando nació Pepa Flores, el mundo era muy diferente. Marisol era la hija que todos los padres querían tener, la niña que todos los niños querían ser...y el negocio con el que todos los productores soñaban.

Un mundo tan diferente que permitía que un productor de cine -su descubridor, Manuel Goyanes- pudiera separarla de sus padres y hacer de ella una estrella, quisiera ella o no, cosa que ocurrió a la primera, desde su debut en “Un rayo de luz” (1960), donde fue premiada en el Festival de Venecia.

“Era un personaje permanente en revistas, y de portada. Cualquier motivo merecía un posado: porque empezaba una película porque la había acabado, porque era su cumpleaños, porque se había cambiado el pelo, por cualquier cosa. Durante 12 años estuve haciendo fotos con ella”, cuenta a Efe el fotógrafo César Lucas.

Autor de la foto en la que Pepa Flores aparecía desnuda, marcando un hito en la transición, que publicó Interviú en portada en 1976 (la repetiría después con motivo del cierre de la publicación en 2018), Lucas fue el primero en fotografiar a la niña artista, allá por el año 1963.

“Marisol se convirtió en un mito. Hubo fenómenos previos como Pablito Calvo o Joselito, pero faltaba una niña, una chica. Eso fue un pelotazo increíble (...), un impacto tremendo. Se convirtió en el ejemplo para todos los niños de una época, luego creció y fue la novia de los adolescentes. Aún apartada totalmente del espectáculo, el mito sigue vivo”, afirma Lucas.

Hoy, a sus 72 años menos unos días (cumple el cuatro de febrero) y saldadas las cuentas con el pasado, Pepa Flores ya no es Marisol. Hace muchos años que la malagueña consiguió su mayor éxito: ser una persona normal.

Tras su abandono de la vida pública cuando tenía 38 años, Pepa Flores ha llevado a rajatabla su decisión. Aún cuando siguen ofreciéndole cheques en blanco por reaparecer, ella los rechaza sistemáticamente.

Pepa Flores, la ganadora del Goya de Honor que quiso ser invisible y que todos aman
Comentarios