domingo 20/9/20

Los Lannister conquistan el castillo de Almodóvar del Río

Vista interior de la fortaleza | rafa alcaide (efe)
Vista interior de la fortaleza | rafa alcaide (efe)

Nunca nadie lo tomó al asalto, ni árabe ni cristiano, hasta que la “mano de la Reina”, Jaime Lannister ha hecho historia y ha tomado por asalto (ficticio) los muros del castillo de Almodóvar del Río, localización cordobesa estrella del capítulo de ayer de “Juego de Tronos”. Y si no lo van a ver, mejor no sigan leyendo.
Mucho se había especulado sobre en qué iban a convertir los creadores de “Juego de Tronos” el Castillo de Almodóvar, y ayer por fin se acabaron las especulaciones: quienes pensaron que iba a ser la Roca Casterly, hogar de los poderosos Lannister, se darán con un canto –de espada– en los dientes. Esta fortaleza, convenientemente retocada, ha sido finalmente Altojardín, hogar de la dinastía Tyrell, que en la serie, sin querer desvelar mucho más, no tiene precisamente simpatía hacia el linaje de los Lannister.
“El Castillo de Almodóvar nunca fue asaltado, nunca fue conquistado, salvo ahora en la serie”, bromea la subdirectora de la fortaleza, María Teresa Moreno, mientras mira el horizonte desde un balcón donde se rodó una secuencia determinante. Moreno, que se confiesa fan de la serie y que también tenía dudas sobre qué emplazamiento iba a ser esta fortaleza levantada en torno al año 740, reconoce que ella y su equipo están deseando verlo en pantalla, con la duda de si finalmente se iba a apreciar que era el castillo de Almodóvar.
Lo cierto es que la fortaleza, ubicada en una colina de unos 250 metros sobre el río Guadalquivir, es única en su especie, sobre todo a nivel de conservación, y también por historia, dada su importancia capital en la defensa de Córdoba en la época del Emirato o cuando pasó a ser propiedad de Fernando III el Santo y residencia de Pedro I, el Cruel.
Épocas en las que, sin duda, se lanzaron ataques contra sus muros, pero que siempre encontraron la misma respuesta: el fracaso de quien lo intentaba, hasta que abrió brecha en él el apuesto actor Nikolaj Coster-Waldau, sir Jaime Lannister, el matareyes, probablemente uno de los personajes más complejos de la ficción creada por George R. R. Martin.

Comentarios