Internet, gran preocupación para la comunidad escolar

El guardia civil Fernando Villar, experto en la mejora de la seguridad en el ámbito educativo, considera que “Internet es como la calle”, por lo que recomienda “no dejar a un niño solo” en la red, donde la “varita mágica” es el “sentido común” y la “educación”.

Internet, gran preocupación para la comunidad escolar
El problema de muchos jóvenes es que sobreexponen su imagen en las redes sociales /AEC
El problema de muchos jóvenes es que sobreexponen su imagen en las redes sociales /AEC

El guardia civil Fernando Villar, experto en la mejora de la seguridad en el ámbito educativo, considera que “Internet es como la calle”, por lo que recomienda “no dejar a un niño solo” en la red, donde la “varita mágica” es el “sentido común” y la “educación”.
Villar es formador desde hace una década en el Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en Centros Educativos y sus Entornos, una iniciativa que tuvo 3.000 actividades, pensadas para alumnos, padres y profesores, durante el último curso, con el objetivo de prevenir posibles problemáticas, abordarlas y solucionarlas si la prevención no funciona. Este agente de la Guardia Civil que trabaja en A Coruña detalla que las nuevas tecnologías son una de las principales preocupaciones de la comunidad escolar, pues se trata de un ámbito “transversal” que tiene impacto en otros problemas como la violencia machista y el maltrato.
“Es importante no solo saber utilizar las nuevas tecnologías, sino saber cómo usarlas. Nos dan muchas cosas buenas, pero hay una pequeña parte, que es lo malo que tienen, que ahora es más accesible para los jóvenes a través de ellas. Mi primera recomendación es que no se metan en problemas, pero que tampoco los creen”, resume. Revela que “la primera norma” para utilizar las tecnologías, a las que quita la palabra “nuevas”, es “ser educados”: “Si soy educado en mi vida física, tengo que serlo en mi vida virtual”, resume.
Dentro de este campo “tremendamente amplio”, este guardia civil recomienda a los jóvenes extremar las precauciones con sus contraseñas, no dar información a desconocidos, mantener la privacidad y la intimidad y preservar los derechos de imagen. 
“El problema es que muchos sobreexponen su imagen y viven mucho de ella, tratan de ser los más famosos y los más aceptados, ser ‘youtubers’ e ‘influencers’”, detalla sobre una situación que en el futuro puede dar lugar a un arrepentimiento inútil. Destaca además que la “asignatura pendiente” es la formación y la concienciación de los padres.