Las Illas Cíes, más cerca de entrar en el Patrimonio de la Unesco

La candidatura del parque nacional Islas Cíes-Atlánticas, impulsada por la Xunta de Galicia, acaba de ser reconocida por la Unesco lo que es un paso muy importante que, utilizando un símil futbolístico, quiere decir que superamos ya las semifinales y vamos a jugar ya la final”, informó ayer el conselleiro de Cultura..

Las Illas Cíes, más cerca de entrar en el Patrimonio de la Unesco

La candidatura del parque nacional Islas Cíes-Atlánticas, impulsada por la Xunta de Galicia, acaba de ser reconocida por la Unesco lo que es un paso muy importante que, utilizando un símil futbolístico, quiere decir que superamos ya las semifinales y vamos a jugar ya la final”, informó ayer el conselleiro de Cultura..

Rodríguez se reunió ayer en la institución con la directora del Centro de Patrimonio Mundial, Mechtild Rossler, y otros responsables de la validación del dossier de la solicitud, que se encuentra en la lista indicativa de la Unesco desde el pasado octubre.
La candidatura permanecerá en esa lista un año antes de que se inicien los “estudios y comprobaciones técnicas para demostrar que este patrimonio natural puede ser reconocido por los evaluadores de la Unesco y ser declarado Patrimonio de la Humanidad”, dijo el responsable gallego de Cultura.

Apuntó que es “difícil hablar de tiempos concretos” e insistió en que lo importante ahora es “dar pasos seguros y firmes” para posibilitar que la candidatura llegue a buen puerto.
En este sentido, el responsable de Cultura hizo un llamamiento a los gallegos para “trabajar juntos para poder integrar definitivamente este selecto club”.

Para Román Rodríguez, este reconocimiento tendría un valor no solo de conservación, sino también de “repercusión” en el entorno local, al que daría un impulso económico “para el fomento del turismo y otro tipo de actividades”.
El conselleiro evocó ante Rossler la importancia de este sello para Galicia, como “territorio periférico de Europa pero con muchas puertas hacia América”, y agradeció a la directora el trabajo de la Unesco en la conservación del patrimonio cultural mundial.
Por su parte, Rossler reconoció la dificultad de preservar ciertos enclaves que sufren una fuerte presión turística y mencionó en concreto los casos de Barcelona, Dubrovnik y Venecia o, en ocasiones excepcionales de guerra, la antigua ciudad de Palmira, en Siria.