Miércoles 26.06.2019

La floración de cerezos es un reto para los meteorólogos

Japón se tiñe de rosa con el “sakura” y la preocupación es predecir cuándo, sabiendo que cada año florecen antes, posiblemente, como comenta la meteoróloga Tezuka, “a causa del cambio climático”

Los cerezos tiñen de rosa las calles de Japón | AEC
Los cerezos tiñen de rosa las calles de Japón | AEC

La llegada de la primavera a Japón viene acompañada de la floración de los cerezos o “sakura”, un verdadero tiempo de culto para los nipones que apremia a los meteorólogos a predecir con exactitud la aparición de estas efímeras flores.

“El periodo del sakura va a llegar pronto, así que últimamente tenemos que examinar los capullos de las flores de cerezo cada día”, cuenta Yukiko Tezuka, miembro del grupo de científicos que elabora este tipo de pronósticos desde la Japan Weather Association (JWA).

Es un periodo aguardado tanto por los japoneses como los miles de turistas que planean sus vacaciones en el país nipón,   alrededor de este fenómeno de la naturaleza que tiñe calles y parques de colores rosa pálido y blanco.

El nacimiento de las flores de cerezo obsesiona no solo a la población japonesa, sino también a meteorólogos de todo el país como Tezuka, que dedican meses a elaborar un riguroso pronóstico de la apertura de los primeros capullos.

Según la JWA, los brotes de “sakura” se empiezan a formar en verano, tras lo que entran en un periodo de letargo y terminan despertándose al exponerse a las temperaturas invernales. 

Tradicionalmente, era el ojo de los meteorólogos, con años de experiencia a sus espaldas, el que decidía el tiempo de floración de estos árboles. Sin embargo, hoy en día la mayoría de compañías que se dedican a esta ciencia utilizan la inteligencia artificial para complementar la predicción humana.

“Lo que hacemos primero es calcular el momento de floración con ordenador. Tenemos un programa que elabora pronósticos. Luego, los meteorólogos hacen una segunda valoración.

Finalmente, con estos datos decidimos la predicción final”, detalla. Además, asegura que cada vez se adelanta más “a causa del cambio climático”. Sin embargo, lo que sí que está claro es que en una semana, los pétalos caerán y dejarán los cerezos desnudos de su rosa particular.

Comentarios