sábado 5/12/20
Un grupo de astrónomos tomó los principios de la biología y la arqueología para construir las “familias” que hay en el Universo

Las estrellas de la Vía Láctea ya tienen “árbol genealógico”

Astrónomos de Cambridge han tomado prestados principios aplicados en biología y arqueología para construir un árbol genealógico de las estrellas en la galaxia. Al estudiar las firmas químicas encontradas en las estrellas, están “cultivando” árboles evolutivos observando cómo se formaron las estrellas y cómo se conectan entre sí.

Una combinación de imágenes de varios telescopios revela el “Joyero” de la Vía Láctea	aec
Una combinación de imágenes de varios telescopios revela el “Joyero” de la Vía Láctea aec

Astrónomos de Cambridge han tomado prestados principios aplicados en biología y arqueología para construir un árbol genealógico de las estrellas en la galaxia.

Al estudiar las firmas químicas encontradas en las estrellas, están “cultivando” árboles evolutivos observando cómo se formaron las estrellas y cómo se conectan entre sí. Las firmas actúan como un proxy para secuencias de ADN. Es similar al marcado químico de las estrellas y forma la base de una disciplina a la que los astrónomos se refieren como arqueología galáctica.

Paula Jofré, del Instituto de Astronomía de la Universidad de Cambridge, escribe en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society cómo se propuso crear un “árbol de la vida” filogenético que conecta varias estrellas en la galaxia.

“Usar algoritmos para identificar familias de estrellas es una ciencia que está constantemente en desarrollo. Los árboles filogenéticos añaden una dimensión extra a nuestros esfuerzos, por lo cual este enfoque es tan especial. Las ramas del árbol sirven para informarnos sobre la historia compartida de las estrellas”, dice.

El equipo escogió veintidós estrellas, incluido el Sol, para estudiar. Los elementos químicos han sido medidos a partir de datos procedentes de espectros de alta resolución, tomados con grandes telescopios ubicados en el norte de Chile. Una vez que las familias fueron identificadas usando el ADN químico, su evolución fue estudiada con la ayuda de sus edades y propiedades cinemáticas obtenidas de la misión espacial Hipparcos, el precursor de Gaia, la nave lanzada por la Agencia Espacial Europea para mapear todo el cielo.

Comentarios