jueves 02.04.2020

Los españoles también hacen ciencia en Sudáfrica

Medio centenar de investigadores llegaron a Sudáfrica buscando una oportunidad que no encontraron en España y este país les ha abierto la puerta para realizar estudios sobre astronomía o el cambio climático
Ana Moyano es una de las científicas españolas que trabaja en Sudáfrica | efe
Ana Moyano es una de las científicas españolas que trabaja en Sudáfrica | efe

unque no sea el destino más obvio del mundo para mudarse a hacer ciencia, más de medio centenar de investigadores españoles han encontrado en Sudáfrica oportunidades punteras que no surgían en casa, en ramas que van de la astronomía a la reproducción de leones o el calentamiento en la Antártida.

Son mayoritariamente investigadores jóvenes, de entre 25 y 40 años, que llegaron a Sudáfrica -a veces casi por casualidad- para hacer doctorados o estancias posdoctorales.

“No fue algo planeado. Pensaba irme a Alemania y acabé en Sudáfrica”, explica a Efe Ana Moyano, una estudiante de doctorado de 28 años que lleva cuatro en Durban (este) investigando sobre la prevención del contagio por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y sobre los factores que favorecen el control natural de la infección en ausencia de tratamiento.

Como ella, en Sudáfrica hay geólogos españoles, pediatras, politólogas, biólogos, arqueólogas, veterinarias y otros muchos tipos distintos de investigadores emigrados.

Hasta 20.000 científicos trabajan fuera de España

A finales de 2019, con apoyo de la Embajada de España, medio centenar de ellos se unieron oficialmente para formar la primera filial de la asociación Raicex (Red de Asociaciones de Investigadores y Científicos Españoles en el Exterior) que se creaba en África, bautizada ACE Sudáfrica.

No son probablemente todos los investigadores españoles que viven en Sudáfrica -y son solo una fracción muy pequeña de los entre 15.000 y 20.000 científicos españoles que se estima que viven en el extranjero-, pero asociarse era un primer paso para combatir el aislamiento y visibilizar su trabajo en la distancia.

Paralelamente, también es una forma de dar a conocer las oportunidades ocultas que ofrece esta nación austral, lastradas muchas veces por los prejuicios con los que Europa mira a África.

Comentarios