jueves 02.04.2020

El Domingo Fareleiro abre el carnaval de Xinzo

La guerra de harina dio el pistoletazo de salida al Entroido en la localidad ourensana de Xinzo da Limia, una fiesta reconocida como de Interés Turístico Internacional y que busca la participación del público
La localidad ourensana vive este mes su fiesta más importante del año | brais lorenzo (efe)
La localidad ourensana vive este mes su fiesta más importante del año | brais lorenzo (efe)
La localidad de Xinzo da Limia (Ourense) dio la bienvenida al carnaval con la batalla de harina del Domingo Fareleiro, el primero de los tres rituales previos al gran domingo de Entroido en la comarca y que abre el ciclo festivo más largo del noroeste peninsular.

Después de un año de espera, la localidad inicia cinco semanas de una fiesta con reconocimiento de interés internacional: después de Cádiz y Tenerife, Xinzo obtuvo el año pasado la declaración de fiesta de Interés Turístico Internacional para su particular Entroido, donde nadie es forastero pero en el que se invita a seguir la tradición.

Y es que a diferencia de otras localidades españolas, el carnaval de Xinzo (y de buena parte de la provincia de Ourense) no es un evento meramente “lúdico o festivo”, sino que tiene un componente “sagrado” –encarnado en sus personajes, las Pantallas– y “unas normas concretas”, que los “de fuera” deben respetar, tal y como constata la alcaldesa de este municipio, Elvira Lama.

“El entroido de Xinzo es distinto a otros, es totalmente participativo, la gente interactúa y está en la calle”, comenta Lama, quien asegura que si por algo se caracteriza este carnaval es porque es una época de “transgresión, fiesta y diversión”. Con todo, llama a “respetar” y cumplir las normas de seguridad.

Culminado todo un año de espera, los vecinos coinciden en que la batalla de harina del Domingo Fareleiro es la primera “gran cita” de este carnaval, que continuará a lo largo de todo el mes, hasta el domingo de Piñata.

Pese al aparente caos de esta cita, los contendientes aseguran que existe una especie de reglas no escritas en el Fareleiro, como es no tirar harina en los ojos, coches ni escaparates, tras “meterse en harina”.

El resultado de la singular refriega, que cada año atrae a más adeptos, es una estampa blanca en toda la zona histórica de la localidad, resultado de la batalla campal en la que la harina ea elemento protagonista. Una tradición en la que, si bien hoy en día Xinzo es un referente, estaba presente en los carnavales rurales de otras zonas y países.

Una de las especificidades es que el uniforme es sustituido por ropa vieja, gafas de buzo, ponchos o mascarillas, todos ellos elementos imprescindibles para evitar que la harina entre en los ojos –dada la gran cantidad utilizada–. Es toda una declaración de intenciones.

Con el Fareleiro (que sigue al conocido como sábado de Petardazo), Xinzo da el pistoletazo de salida a un amplio calendario que tendrá continuidad con los domingos de Oleiro y Corredoiro y con el domingo grande de Entroido y el domingo de Piñata, un periodo donde la localidad abandona las normas establecidas. El día grande será el domingo Corredoiro (16 de febrero).

Comentarios