sábado 16/1/21

Desvelan los seis pasos para conseguir la caña perfecta

El Salón de Gourmets que tendrá lugar este mes en el recinto de Ifema, Madrid, será un año más el escenario en el que se celebrará la cuarta edición del Campeonato Nacional Estrella Galicia de Tiraje de Cerveza

Gustavo Rey, mejor tirador de cerveza de Galicia en el concurso de 2016 | aec
Gustavo Rey, mejor tirador de cerveza de Galicia en el concurso de 2016 | aec

l Salón de Gourmets que tendrá lugar este mes en el recinto de Ifema, Madrid, será un año más el escenario en el que se celebrará la cuarta edición del Campeonato Nacional Estrella Galicia de Tiraje de Cerveza donde los mejores de cada región se enfrentarán para lograr el título de Mejor Tirador de Cerveza de España.
Antes de que se celebre este acontecimiento, Fernando Iglesias, responsable de Cultura de Cerveza de Estrella Galicia, dio pistas sobre los pasos que un hostelero debe seguir para lograr la caña perfecta.
El primer paso es tener a punto la copa en la que se sirve la cerveza. La recomendación es que esté fría, pero no helada. El hielo descarbonata la cerveza, perjudica a la espuma e influye en la temperatura de consumo. Además, hay que mojar el interior de la copa con agua justo antes de servir la cerveza. Este truco ayuda a refrescar el cristal, eliminar partículas de abrillantador o detergente, y generar una película prácticamente imperceptible de agua que ayuda a que la cerveza se deslice con suavidad dentro de la copa sin espuma.
El segundo paso es el llamado descarte, que consiste en abrir el grifo para lograr que el primer golpe de espuma caiga fuera de la copa. En tercer lugar, una vez escurrida la copa, se debe inclinar 45 grados mientras se sirve la cerveza desde el grifo. El líquido se desliza suavemente por la pared interior de la copa.
Posteriormente, conforme la copa se va llenando de cerveza se gira la muñeca para ir alcanzado la verticalidad, de manera que una vez llenada en sus tres cuartas partes se corte el flujo de cerveza rápidamente. Este sería el cuarto paso y el quinto es la coronación. En el servicio de grifo, este paso tiene como objetivo coronar la caña con tres centímetros de espuma muy cremosa. Para ello, con la copa en posición vertical, abrimos solamente un cuarto de grifo, impidiendo parcialmente la salida de la cerveza. De esta forma la emulsionamos, generando espuma muy espesa y densa que se convierte en un elemento imprescindible en un buen tiraje.
Por último, la sexta recomendación, es apoyar la copa sobre un posavasos o un elemento similar que evite las molestias que generan las incómodas gotas de condensación. Pude parecer obvio, pero este último detalle es igual de importante que los anteriores, según señalan los expertos en la materia y también será tenido en cuenta en los jueces que elijan al ganador.
El resultado final debe presentar una caña en la que puede apreciarse con nitidez una nebulosa de carbónico debajo de la espuma cremosa. El objetivo es que con cada sorbo que demos, queden marcados los aros de espuma adheridos a las paredes de la copa (el conocido en el gremio como el encaje de Bruselas). 

Comentarios