martes 4/8/20

La Ciudad Prohibida muestra sus secretos nocturnos

Coincidiendo con el Festival de los Faroles, que pone punto y final al Año Nuevo Chino, el también conocido como Museo del Palacio de Pekín anunció la ampliación de su horario por primera vez en 94 años

La Ciudad Prohibida, iluminada con motivo de las celebraciones del Festival de las Linternas, que marca el final del Año Nuevo Chino | EFE
La Ciudad Prohibida, iluminada con motivo de las celebraciones del Festival de las Linternas, que marca el final del Año Nuevo Chino | EFE

La icónica Ciudad Prohibida de Pekín solo podía ser visitada de noche, hasta hace noventa años, por los emperadores y su séquito. Pero este año, durante dos noches consecutivas, los chinos de a pie tienen la oportunidad de sentirse como uno más de la corte.

En coincidencia con el Festival de los Faroles, que da fin al Año Nuevo Chino, el Museo del Palacio, más conocido como la Ciudad Prohibida, anunció el pasado sábado la ampliación de su horario de visitas por primera vez en 94 años para este martes y miércoles.


Es, además, la primera vez que luces y faroles decoran la antigua residencia imperial, un lugar en el que hay que reservar varias horas para conocer todos los misterios que rodean a las poderosas dinastías de emperadores que gobernaron el inmenso territorio chino.


“Es la primera vez que veo la Ciudad Prohibida de noche y estoy muy emocionada. Es el orgullo de Pekín y era inimaginable que un día pudiese abrir por la noche”, comenta Zhou Yu desde la Puerta del Mediodía, acceso privado de los emperadores donde nadie más tenía autorización y que durante la noche de ayer recibió la visita de miles de turistas equipados con cámaras de último modelo y palos de selfies.


“Un poco más a la derecha, espera, espera un poco más... listo”, prorrumpe una chica ávida por retratar a su amiga con la mejor instantánea del mítico edificio iluminado al fondo.


“El Museo nos ha dado muchas emociones en los últimos años, con actividades que no nos ni podíamos ni imaginar”, añade la pequinesa Zhou, quien asegura sentirse una privilegiada por estar presente en el lugar.


Y es que la expectación por esta actividad, bautizada como “Paseo nocturno por el Museo del Palacio”, ha sido tal que las 80.000 entradas que se pusieron a la venta durante el pasado fin de semana se agotaron en apenas unos minutos, según informó el rotativo China Daily.


La página web a través de la cual se podían hacer las reservas se bloqueó en poco tiempo debido a la avalancha de visitas y se han estado revendiendo entradas en el mercado negro por hasta unos 4.000 yuanes (que al cambio serían unos 522 euros).


El evento se ha convertido en uno de los temas candentes de Sina Weibo, el equivalente chino de Twitter, donde los temas relacionados han registrado más de 350 millones de visitas, con muchos usuarios quejándose de la imposibilidad de adquirir una entrada.


También ayer muchos se acercaron a la exhibición “Celebración del Festival de la Primavera en la Ciudad Prohibida”, que combina los esfuerzos de más de cien comisarios para mostrar, hasta el próximo 7 de abril, un total de 885 reliquias culturales de la dinastía Qing (1644-1911) en torno al tema del Año Nuevo Lunar.

Comentarios