sábado 23/1/21

Verstrynge niega la agresión a un policía y asegura que hubo “abuso de poder”

El Ministerio Fiscal elevó a definitiva la pena de tres años y medio de prisión para el expolítico del PP y exprofesor Jorge Verstrynge –ahora cercano a Podemos– por delito de atentado a la autoridad y de lesiones en el marco del juicio celebrado ayer

Verstrynge, a la derecha, junto a los otros dos imputados en la causa	ep
Verstrynge, a la derecha, junto a los otros dos imputados en la causa ep

El Ministerio Fiscal elevó a definitiva la pena de tres años y medio de prisión para el expolítico del PP y exprofesor Jorge Verstrynge –ahora cercano a Podemos– por delito de atentado a la autoridad y de lesiones en el marco del juicio celebrado ayer por la supuesta agresión a un policía nacional durante la concentración convocada por la Coordinadora 25-S en la Puerta del Sol de Madrid en favor de la República en junio de 2014, coincidiendo con la proclamación de Felipe VI. El acusado negó la agresión y su defensa considera que es “el mundo al revés” porque hubo “abuso de poder”.
Según la fiscal del caso, queda acreditado que el principal acusado propinó un empujón a un policía causándole lesiones constitutivas de delito. Los hechos, según expuso, se produjeron cuando este le asestó un manotazo a uno de los agentes, hecho que motivó que se procediera a su detención pero que intentó evitarla “moviendo los brazos y golpeando a uno de los agentes”, que acabó en el suelo con un esguince en la mano.
El juicio contra el exprofesor contó con gran afluencia de público que se desplazó hasta la Audiencia Provincial de Madrid para mostrarle su apoyo. En el banquillo de los acusados se sentaron también otros dos acusados Iván Torrico y Manuel Prada, para los que el Ministerio Fiscal mantiene también la petición de dos años de prisión y multa 720 euros y ocho meses de prisión y 540 euros, respectivamente.
El principal acusado, que no respondió a las preguntas del fiscal, explicó que participaba pacíficamente en la protesta y cuando decidió salir de ella los agentes que integraban el cordón policial le dijeron que no podía salir. Así, negó que le dijera a uno de ellos que él pasaba “por sus cojones”, tal y como se recoge en el escrito de acusaciones del Ministerio Fiscal. También descartó que le propinara un empujón al agente que acabó cayendo al suelo. A su juicio los hechos ocurrieron al revés: “Vinieron dos policías y me sacaron de ahí”, espetó Verstrynge.
Su letrado descartó que se produjera delito en la actuación de su defendido y destacó las “múltiples y contradicciones” en las que han incurrido el total de ocho agentes que prestaron declaración como testigo. “Con eso no se desvirtúa la presunción de inocencia y la sentencia solo puede ser absolutoria”, expresó.
El letrado, que comparó los motivos de este juicio con la matanza de los abogados de Atocha de la que ayer se cumplían cuarenta años, recordó que la concentración estaba prohibida pero sí había sido comunicada previamente y por ello consideró “el mundo al revés” que los agentes no les dejara abandonar el lugar siendo que no estaba autorizada. “Los agentes estaban realizando una acción que pudiera ser delictiva”, espetó.
Momentos antes de empezar el procedimiento, el propio Verstrynge explicó a los medios que afrontaba la vista “tranquilo” porque confía “bastante” en los jueces. También dijo que la versión de la Policía no corresponde con la realidad si bien “cuando no se puede justificar lo que no es justificable como es por ejemplo la monarquía pues el poder recurre al bastón, a la insidia y a la mentira”.

Comentarios