jueves 22/10/20

Un usuario de las tarjetas B asegura que estaba obligado a hacer regalos

El exsecretario de Estado de Hacienda (PP) Estanislao Rodríguez Ponga declaró ayer ante el juez que las tarjetas opacas constituían un concepto retributivo diseñado para efectuar cargos derivados .

El exministro socialista Virgilio Zapatero sale de la Audiencia Nacional	EFE/Juan Carlos Hidalgo
El exministro socialista Virgilio Zapatero sale de la Audiencia Nacional EFE/Juan Carlos Hidalgo

El exsecretario de Estado de Hacienda (PP) Estanislao Rodríguez Ponga declaró ayer ante el juez que las tarjetas opacas constituían un concepto retributivo diseñado para efectuar cargos derivados de su puesto, lo que provocó que el magistrado le preguntase si eso incluía compras en El Corte Inglés.
Contestó que la función de consejero exigía hacer regalos, aunque añadió que es muy difícil aportar un listado de beneficiarios dado el tiempo transcurrido.
Diez exconsejeros de Caja Madrid que declararon ayer como imputados en la Audiencia Nacional por el caso de las tarjetas opacas de la entidad revelaron que Hacienda les ha abierto una inspección y que han procedido a elaborar las respectivas declaraciones complementarias.
Nueve de los 82 usuarios de estas visas que comparecieron ante el juez Fernando Andreu volvieron a discrepar sobre el objeto con que se les entregó, y mientras unos defendieron que eran de “libre disposición” para uso personal, otros justificaron que solo estaban destinadas a gastos de representación, y los últimos que podían emplearse con ambos fines.
En lo que sí coincidieron los imputados es en asegurar que siempre pensaron que Caja Madrid, como titular de las tarjetas, debía practicar las retenciones.
Uno de ellos, José María de la Riva, aludió a un acuerdo con Hacienda para que los consejeros no tributaran por los gastos de representación del que le habló el exsecretario del Consejo Enrique de la Torre, si bien, ante la sorpresa del fiscal, precisó que era a través de las inspecciones de la Agencia Tributaria.
Mientras, el lucense Jesús Pedroche calificó su visa de Caja Madrid de “estrictamente personal” y manifestó que nunca pudo ser inherente al cargo porque “un consejero no tiene poderes de representación de una caja”, función que correspondía a los directivos, que para ello tenían otra.
Al exministro socialista Virgilio Zapatero no le sorprendió que le entregaran una visa para gastos de representación, ya que su cometido era “acercar la universidad a las cajas” y preparar un programa de educación financiera, aunque siempre se sintió “incómodo” con que no hubiera ningún control de gastos.

Comentarios