Torra exige a Rajoy el fin del 155

El presidente catalán electo, Quim Torra, anunció ayer que tan pronto tome posesión del cargo enviará una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para pedirle que fije “día y lugar”

Torra exige a Rajoy el fin del 155
Puigdemont escucha la intervención de Torra en la rueda de prensa conjunta que ofrecieron ayer en Berlín | HAYOUNG JEON  (efe)
Puigdemont escucha la intervención de Torra en la rueda de prensa conjunta que ofrecieron ayer en Berlín | HAYOUNG JEON (efe)

El presidente catalán electo, Quim Torra, anunció ayer que tan pronto tome posesión del cargo enviará una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para pedirle que fije “día y lugar” para celebrar una reunión, en la que le exigirá poner fin al 155 y al control de las finanzas catalanas.
Al día siguiente de haber sido investido president, Torra viajó a Berlín para reunirse con Puigdemont, a quien sigue considerando el presidente “legítimo” de Cataluña y que se prevé que lidere el llamado “Consejo de la República” desde el exterior.

De custodia
Tras definirse como president de “custodia” y comprometerse nuevamente a intentar investir a Puigdemont cuando sea posible, Torra ofreció diálogo “sin condiciones previas” a Rajoy, a quien exigió no solo que levante la aplicación del artículo 155, sino también restituir a la Generalitat el control de sus propias finanzas, un aspecto que calificó de “clave”.
Consciente del resultado de la reunión Rajoy-Sánchez, donde acordaron una respuesta proporcional a las actuaciones de JxCat, Torra advirtió de que, “si el Govern no tiene el control sobre sus finanzas, es una intervención por otros medios y no respeta la voluntad del pueblo de Cataluña” expresada el pasado 21-D.
El president electo insistió en que no se trata solo de que se levante el 155, sino de que la Generalitat tenga “la libertad de disponer de todas sus finanzas”.
Tanto Torra como Puigdemont mostraron su apuesta por un Govern “fuerte” que ponga en marcha un “proceso constituyente” para elaborar un proyecto de “constitución catalana”, y enfriaron la idea de se puedan convocar elecciones autonómicas en un futuro próximo.
Según Puigdemont, con la elección de Torra, “sin causas judiciales” como reclamaba la Moncloa, el independentismo ha abierto “un periodo de desescalada” de tensión.
“La pelota está en el tejado del Gobierno español”, subrayó Puigdemont, que consideró “normal” que Torra pueda plantearse hacer uso de la prerrogativa de convocar elecciones si el Estado no devuelve a la Generalitat todas sus funciones y competencias.
Por su parte, Torra también evitó transmitir el mensaje de que piensa convocar elecciones tan pronto como legalmente le sea posible: “Tenemos una voluntad de legislatura”, afirmó.
“Tenemos un horizonte largo, pero hemos de estar atentos a los faros cortos de lo que está pasando en nuestro país, porque no podemos permitir esta degradación democrática”, añadió Torra.
El sucesor de Puigdemont avanzó también que, para el acto, repetirá la fórmula de su predecesor, quien evitó toda referencia a la Constitución y al rey. En su toma de posesión en 2016, cuando relevó a Artur Mas, Puigdemont respondió afirmativamente a la pregunta que le formuló la entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell: “¿Promete cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament?”. l