domingo 25/10/20

Torra da cuatro días a Buch para que haga cambios en Interior tras las cargas de Girona y Terrassa

Sindicatos de los Mossos y la CUP piden la dimisión del consejero después de los incidentes violentos

Los Mossos vigilan la marcha de Girona | robin townsend (efe)
Los Mossos vigilan la marcha de Girona | robin townsend (efe)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha dado cuatro días al conseller de Interior, Miquel Buch, para que haga cambios en el departamento, después de las cargas de los Mossos d’Esquadra contra los manifestantes que el jueves intentaron boicotear dos actos de Vox en Girona y Terrassa (Barcelona). El tirón de orejas del líder catalán se suma al de la CUP, partido en el que milita una de las personas heridas en las cargas, que pidió su dimisión, lo mismo que sindicatos de los Mossos, que pidieron además que se separe su actividad de la política.
Torra, que está de viaje oficial en Eslovenia, advirtió de que si no le convencen las explicaciones del conseller Buch él mismo tomará medidas, según informó TV3. En una entrevista en el programa “Els Matins”, el conseller de Interior, Miquel Buch, explicó por su parte que tiene previsto reunirse mañana con Torra, una vez que este regrese de su viaje a Eslovenia, para decidir conjuntamente “las decisiones que haya que tomar” sobre posibles relevos en los Mossos d’Esquadra.
“Tomaré las decisiones conjuntamente con él”, añadió Buch, tras explicar que a lo largo de la jornada de ayer estuvo “permanentemente en contacto” con el presidente de la Generalitat, en relación con las intervenciones policiales en Girona y Terrassa.
Los Mossos d’Esquadra cargaron contra un grupo de manifestantes que intentaba impedir un acto de conmemoración de la Constitución organizado por VOX en Terrassa. Durante las cargas resultaron heridas una veintena de personas, entre ellas la diputada de la CUP Maria Sirvent.

Quince agentes heridos
También un joven fue detenido y una veintena de personas resultaron heridas, quince de ellas mossos d’esquadra, durante los incidentes que se registraron en Girona antes del comienzo de un acto conmemorativo del 40 aniversario de la Constitución convocado por Vox.
Por su parte, ERC, que forma parte del Govern de Quim Torra, está molesta con las actuaciones, a su juicio, “desproporcionadas” de los Mossos d’Esquadra y por ello ha pedido una reunión con el conseller de Interior. Así lo explicó a través de Twitter la portavoz del partido, Marta Vilalta, quien expresó “malestar y preocupación por las actuaciones desproporcionadas de los Mossos”. “Por eso hemos pedido una reunión con el conseller y esperamos que se tomen las decisiones oportunas para que no se vuelvan a producir”, añadió.
Mientras, el diputado de la CUP Carles Riera exigió la destitución de Buch y rechazó que se criminalice al movimiento antifascista ya que cree que no es violento. “Llevamos meses avisando de que no hay control por parte del Govern hacia los Mossos d’Esquadra, que actúan de forma desproporcionada y vulneran sus propios protocolos de actuación”, afirmó. Riera remarcó que lo del jueves no son hechos “aislados o excepcionales” de la Brigada Móbil (Brimo), sino que detrás hay un problema en el modelo de seguridad de la Generalitat.
Un modelo que, a su juicio, “protege manifestaciones nazis y ataca sistemáticamente a grupos antifascistas que les hacen frente”, y que se debería modificar por otro que directamente “no permitiera la actuación pública de grupos fascistas”.
Por su parte, diversos sindicatos de Mossos pidieron la dimisión del conseller. En un comunicado, Sap-Fepol –sindicato mayoritario– expresó su hartazgo por el cuestionamiento de “cada una” de las actuaciones de los agentes, exigió la despolitización del cuerpo, calificó de inadmisibles las presiones para reformar la cúpula de Interior y solicitó la dimisión del consejero.
El portavoz de Fepol, Toni Castejón, criticó en declaraciones a Europa Press que si bien el director general de Mossos, Andreu Martínez, defendió la actuación de los agentes en los altercados, Buch y Torra anunciaron que se investigarán las imágenes de las cargas. Así, consideró que las dudas de Buch y Torra sobre las cargas de los Mossos en los altercados “ensucian la actuación policial” y recordó que se produjeron hechos violentos con ataques contra la línea policial. También pidió que todos condenen los actos violentos e insistió en que los dispositivos policiales ante las protestas eran correctos.
El SPC también pidió en un comunicado la dimisión de Buch, alegando que “más que consejero de Interior parece que es consejero de los CDR” porque, según este sindicato, le importa más lo que piense este colectivo que lo que piensen los mossos y la integridad física de los agentes. l

Comentarios