jueves 02.04.2020

Soria, Segovia y Palamós se hacen en exclusiva con sus Quintos premios

Los dos Cuartos viajan por todo el territorio para repartir millones en una veintena de provincias
Los pensionistas de la residencia San Fernando, en el Real Sitio de San Ildefonso-La Granja, ganaron un Quinto | p. martín (efe)
Los pensionistas de la residencia San Fernando, en el Real Sitio de San Ildefonso-La Granja, ganaron un Quinto | p. martín (efe)

Soria –con el 75206–, Segovia –con el 54527– y Palamós (Girona) –23059– se adjudicaron en exclusiva sus Quintos premios del Sorteo Extraordinario de Navidad, repartiendo a los agraciados 6.000 euros por cada décimo premiado. Los otros cinco Quintos (06293, 66212, 74770, 69823 y 81610) y los dos Cuartos (41710 y 49797) viajaron por administraciones de toda España.

Así, el 49797 llegó a Valladolid, Valencia, Málaga, Huesca, Asturias, Madrid, Barcelona, Pontevedra, Albacete, Tarragona, Tenerife, Almería, Murcia, Cuencia, Cádiz, Castellón, Huelva, Vizcaya y Alicante. Mientras, el 41710 repartió dinero en Sevilla, Barcelona, Madrid, Alicante, Cádiz, A Coruña, Málaga, Murcia y Valencia.

En Soria, el Bar Queru, en pleno centro de la ciudad, repartió buena parte de los 9,2 millones del 75206. El resto fue vendido en ventanilla décimo a décimo en la administración del número 2 de El Collado, que distribuyó en exclusiva el número premiado.

Los diez millones de euros del 54527 se quedan en Segovia, vendidos en la administración número 42, también en el centro de la ciudad, por lo que todo ha quedado “repartidísimo”.

Los 40 años de espera han merecido la pena para los responsables de la administración número 1 de Palamós, que se han llevado la exclusiva de repartir el millonario premio del 23059, sobre todo por el bar El Bon cremat de Palamós y la Llibreria Dalmau de Calonge i Sant Antoni. Se trata de un número “con nombre propio”, explicó el lotero Lluís Espadaler, ya que la gente lo pide como “el del Dólar”, el nombre de un bar que ya no existe pero que lo repartía antiguamente.

Costó vender el Quinto del 74770 “porque tiene muchos sietes”, reconoció el gerente de una administración de Lorca (Murcia), Pedro Roldán, donde se vendió un buen pellizco de décimos. A última hora, vendió el último de ese número una Administración de Plasencia (Extremadura), que gran parte se habían llevado trabajadores de la oficina del Servicio Extremeño de Empleo.

Seguro que la Administración de Roquetas de Mar (Almería) tiene más clientes después de haber repartido 30 series del 06293, otro Quinto, un establecimiento que ya dio el primer premio del sorteo de San Valentín.

El último de los Quintos en salir, el 81610, repartió premios en un centro comercial de Zamora (que ha devuelto muchos de los billetes porque ese número había llegado en segunda consignación y no había tenido menos tiempo para venderlos).

La emoción de los premios llegó incluso a la catedral de Las Palmas, donde muchos feligreses conocieron a la salida de misa la grata sorpresa de que se había vendido el 66212 en una administración próxima.

Comentarios