sábado 26/9/20

Solo un 11% de los españoles y un 25% de los catalanes cree que la comunidad puede ser independiente

Solo un 11% de los españoles imagina que Cataluña se pueda convertir en un Estado independiente en los próximos años, e incluso en esa comunidad quienes esperan que eso ocurra son solo uno de cada cuatro.

Manifestación en Barcelona a favor de la unidad de España | FELIPE TRUEBA (efe)
Manifestación en Barcelona a favor de la unidad de España | FELIPE TRUEBA (efe)

Solo un 11% de los españoles imagina que Cataluña se pueda convertir en un Estado independiente en los próximos años, e incluso en esa comunidad quienes esperan que eso ocurra son solo uno de cada cuatro, según el Barómetro del Real Instituto Elcano (BRIE) publicado ayer, que también muestra un aumento de los españoles favorables a un mayor centralismo en el Estado.
La encuesta, que se realizó entre el 22 de noviembre y el 4 de diciembre de 2017, indica que la inmensa mayoría de los entrevistados (el 79 por ciento) creen que Cataluña seguirá formando parte de España. Aunque hay diferencias según la comunidad donde se pregunte –en Madrid son un 88% y en el País Vasco son un 73%–, en la propia Cataluña también son mayoría quienes auguran que seguirá formando parte de España, un 73%.

Utopía
Según señaló Carmen González Enríquez, investigadora principal del instituto, dentro de ese último grupo hay también catalanes independentistas que se dieron cuenta de que la República que habían prometido algunos líderes políticos era en ese momento una “utopía”, ya que el Gobierno y los tribunales pusieron freno al ‘procés’ y tampoco llegó el reconocimiento internacional que esperaban.
Asimismo, el sondeo revela una disminución significativa del apoyo a que el Estado de las autonomías se mantenga como está actualmente y un incremento de los que desearían un Estado sin comunidades, que han pasado del 9% al 21%, si se comparan los datos de este estudio con los del BRIE del año 2015.
Concretamente, los que creen que las comunidades deberían tener menos autonomía o que deberían suprimirse por completo representan un 36%, dos puntos porcentuales menos que quienes prefieren mantener el statu quo (34%). En cambio, en el BRIE de 2015 los partidarios de la centralización representaban un 25 por ciento y los del Estado autonómico eran el 40%.
Esta mayor tendencia hacia la recentralización del poder político y administrativo en España es una posición “reactiva” ante los acontecimientos de los últimos dos años en la crisis política en Cataluña, y está presente sobre todo entre las personas de mayor edad, las de menor nivel educativo y las de derechas. l

Comentarios