jueves 29/10/20

El Senado ofrece in extremis a Puidgemont participar en un “cara a cara” con el Gobierno

A tres días del pleno que convalidará las medidas del Gobierno contra la Generalitat en aplicación del artículo 155 de la Constitución, el Senado ha ofrecido ayer “in extremis” al presidente catalán

Pedro Sanz informa sobre la reunión de la comsión conjunta  | balllesteros (efe)
Pedro Sanz informa sobre la reunión de la comsión conjunta | balllesteros (efe)

A tres días del pleno que convalidará las medidas del Gobierno contra la Generalitat en aplicación del artículo 155 de la Constitución, el Senado ha ofrecido ayer “in extremis” al presidente catalán, Carles Puigdemont, la posibilidad de mantener un “cara a cara” con el Gobierno dentro de la Cámara Alta.
La constitución de la comisión “ad hoc” de veintisiete senadores encargada de tramitar las medidas del 155 puso en marcha la mecánica de plazos, y así da oportunidad a Puigdemont a defender personalmente sus alegaciones, bien en esta comisión, mañana a las 17.00 horas, o al día siguiente, ya en el pleno.

Flexibilidad
El portavoz del PDeCat, Josep Lluís Cleries, había pedido flexibilidad en las reuniones de la Junta de Portavoces del Senado y en la de la comisión conjunta para permitir incluso a Puigdemont que acudiera mañana mismo a la comisión, sin esperar al jueves, cuando hay pleno en el Parlament de Cataluña.
La petición fue apoyada por los demás grupos, incluido el PSOE, que también reclamó flexibilidad, pero el PP la rechazó en solitario gracias a su mayoría absoluta.
Entre tanto, y al margen de la puesta en marcha del procedimiento que culminará el viernes con el debate de las medidas en un pleno extraordinario a las diez de la mañana, la jornada sirvió para poner sobre el tapete una última oferta a Puigdemont, al que todos los grupos quieren ver en el Senado para así tratar de frenar la aplicación del 155.
Tras la reunión de la Mesa de la Cámara, su vicepresidente, Pedro Sanz, anunció que, si Puigdemont decide acudir para defender en persona sus alegaciones a las medidas del Ejecutivo, tendrá oportunidad de debatir con el Gobierno, tanto si lo hace mañana en comisión o el viernes en el pleno, donde se espera que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sea el encargado de presentarlas.
Pero fue mas allá, porque también dijo que, si Puigemont acude a la Cámara Alta, “tendría un valor más allá, porque de alguna manera el presidente de la Generalitat se somete al sistema, que es participar en el juego parlamentario, lo que lleva consigo aceptar el resultado final”, aseveró.

Ganar o perder
“Cuando uno juega, gana o pierde, y ese es un elemento fundamental en el sistema democrático”, añadió Sanz, quien dejó claro que la presencia del presidente catalán no se limitaría a una audiencia para exponer alegaciones, sino un debate con réplicas incluidas con posibilidad de confrontar con el Ejecutivo.
Como estaba previsto, la comisión del 155 quedó constituida, con el presidente de la Cámara, Pío García-Escudero, también como su presidente, e inmediatamente se formó una ponencia con senadores de todos los grupos ocupada de estudiar las alegaciones de la Generalitat y las enmiendas que puedan presentar los grupos, ya que las medidas pueden ser ahora modificadas por el Senado.
La ponencia se reunirá, a puerta cerrada, a mediodía y dispondrá de cinco horas, hasta las 17.00 horas, para emitir el dictamen que a partir de ese momento debatirá la comisión, ya con presencia de los medios de comunicación, para elevarlo al pleno.
En Junta de Portavoces, Unidos Podemos, ERC, el PDeCat y el PNV han criticado la tramitación “exprés” decidida el sábado por la Mesa de la Cámara Alta con el apoyo de PP y PSOE y se han quejado de que se acordase sin escuchar a los portavoces y sin dar posibilidad a los senadores autonómicos de tomar la palabra en la comisión.
Los recursos presentados con estas quejas por Podemos, ERC y PDeCat, y también por Bildu, fueron desestimados por la Mesa, donde el PP tiene la misma mayoría que en el hemiciclo.
El portavoz del PP, José Manuel Barreiro, aseguró que el calendario de tramitación es “total y absolutamente garantista” y ajustado al Reglamento.
Mientras, Pedro Sanz contestó a las críticas por no facilitar más la presencia de Puigdemont bajo el argumento de que el Senado “no puede someterse al calendario que le imponga la Generalitat”, máxime cuando el Senado aprobó el sábado su agenda y el Parlament ha convocado después su pleno dmañana.
Por su parte, el portavoz socialista, Ander Gil, defendió el calendario y al igual que los demás portavoces animó a Puigdemont a acudir al Senado, para dejar claro que el PSOE apoyará el 155 “si no queda más remedio” y el presidente catalán no lo evita”. l

Comentarios