sábado 26/9/20

Sanidad eleva a 560 los brotes activos pero no ve gravedad en la situación

La mayoría están vinculados al ocio nocturno mientras doce autonomías se sitúan en fase de casos ascendente
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias | ep
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias | ep

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón informó ayer de que aún hay 560 brotes abiertos en España, la mayoría asociados al ocio nocturno, y que 12 provincias están experimentando una fase ascendente de los casos, aunque aseguró que, pese al incremento, “no estamos en una situación grave”. 

Así informó en la rueda de prensa para dar cuenta de la evolución de la pandemia, en la que aseguró que las autoridades sanitarias siguen con “muchísima atención” el incremento de los casos detectados en las últimas semanas ante la posibilidad “de tener que tomar medidas más importantes o tener que coordinar medidas entre comunidades”.

Asimismo, el epidemiólogo descartó volver al estado de alarma de forma “inminente”, aunque admitió que “es una opción que no ha dejado de estar desde el mismo día en que se derogó”.

No obstante, precisó que, de declararse la alarma, “no tiene por que ser igual al que vivimos hace unos meses”, porque la situación no es la misma, y además deben darse “unas condiciones mínimas” para instaurarlo.

Por lo tanto, no existe un aumento “clave” de los casos que justifiquen volver a él, sino que hay que ir valorando la evolución y saber “cuál es el deseo de las comunidades y si consideran que las medidas que están implementando pueden no ser suficientes y el Ministerio cree que tienen razón en ese punto”. 

En este sentido, alrededor de 12 provincias están en fase ascendente y existen “muchos brotes abiertos”, un total del 560 de los 680 notificados hasta la fecha, la mayor parte asociados al ocio nocturno, mientras que los vinculados a los temporeros “han disminuido sustancialmente en la última semana o 10 días”, debido, en su opinión, a las medidas de los gobiernos autonómicos.

De ahí que haya valorado las nuevas restricciones al ocio nocturno en Aragón. Sobre esta región, que comunicó 586 casos, Simón resaltó que sus datos no son “especialmente malos”, pero la situación allí “no es fácil de valorar” porque la semana pasada tuvo problemas con las máquinas de PCR y se produjeron retrasos en los diagnósticos.

Con todo, las cifras “podrían indicar que estamos en el pico o muy cerca de él”. “Si no hemos llegado no debemos estar muy lejos, pero tenemos que valorarlo en los próximos días”, indicó.

Mientras, en Cataluña “parece que los casos se estabilizaron y están disminuyendo de manera ostensible” en Lleida, pero no en Barcelona y su área metropolitana, una zona más sensible junto a la de Madrid en las que “siempre es mejor excederse en las medidas que quedarse corto”.

Madrid, que junto a Cataluña y Navarra no notificaron ayer sus cifras por problemas técnicos, “llevaba varios días con un incremento muy suave pero constante”; en esta y en todas las comunidades tener una capacidad de detección precoz “debería ser una prioridad y no conseguirla debería ser un punto de desasosiego”.

Simón también valoró los esfuerzos que están haciendo todas las comunidades en las residencias de ancianos, pero pronosticó que brotes, “desgraciadamente, va a seguir habiendo”. 

Ahora los focos se detectan en estos centros residenciales más rápido y los casos proceden sobre todo de trabajadores. 

En cuanto al balance, Andalucía sumó ayer nueve brotes y superó otros cinco, con lo que hay en 75 focos activos, frente a los 12 que registra Extremadura.  

Asimismo, Castilla y León notificó un nuevo brote en Burgos, que eleva a nueve los focos activos en la provincia, con un total de 65 personas contagiadas, mientras sigue creciendo el detectado en Soria con 16 casos nuevos. 

Comentarios