jueves 28.05.2020

Sánchez ratifica su intención de agotar la legislatura y dibuja una España “mejor”

El presidente no ve problema en esperar “unos meses más” para exhumar a Franco tras 40 años

Sánchez consulta sus notas durante el balance | juan carlos hidalgo (efe)
Sánchez consulta sus notas durante el balance | juan carlos hidalgo (efe)

Pedro Sánchez dibujó ayer una España que ha “cambiado a mejor” en los siete meses que lleva como presidente del Gobierno y advirtió de que su vocación es agotar la legislatura y llegar a 2020, aunque no aclaró si adelantará las elecciones en caso de no sacar adelante los presupuestos.

El jefe del Ejecutivo hizo el tradicional balance del año en una comparecencia ante los medios en la que presumió, por un lado, de sus medidas económicas y sociales, y por otro de su forma de hacer política, incluida su apuesta por el diálogo con Cataluña.
Más difícil ve la comunicación con el líder de la oposición, Pablo Casado, a quien acusó de llevar al PP a una “involución”, mientras alertaba a populares y a Ciudadanos de que acabarán radicalizándose por pactar con Vox, como hicieron en Andalucía.

Intervenir en Andalucía
Además, lanzó una dura advertencia al prometer que utilizará “todos los instrumentos del Estado” que estén a su alcance si el futuro Ejecutivo andaluz “pone en cuestión o recorta derechos y libertades” de las mujeres, a la vista de algunas de las reivindicaciones de Vox, como la de derogar la ley de violencia de género.

“En siete meses el Gobierno ha hecho más por los asuntos que preocupan a los ciudadanos que el anterior en siete años” aseguró Sánchez en su intervención inicial, en la que recordó que su proyecto es “progresista y europeísta, feminista y ecologista”. Y explicó que su gestión está girando en torno a tres ejes: La regeneración democrática, la modernización de la economía y el fortalecimiento de la cohesión social.


El presidente, que llegó al Gobierno tras una moción de censura que consideró un “revulsivo regenerador” de la democracia, también defendió su apuesta de estos meses por la agenda exterior, que demostró con sus innumerables viajes.

Pese a la insistencia de los periodistas pidiéndole que explique cuál es el escenario político que maneja si no consigue sacar adelante los presupuestos, Pedro Sánchez respondió en todo
momento de forma escueta y sin dar pistas.

Aprobar los presupuestos
“El Gobierno va a trabajar para aprobar los presupuestos”, “el Gobierno aspira a aprobar los presupuestos” y “la vocación del Gobierno es agotar la legislatura” fueron algunas de sus frases para responder a las preguntas de los medios sobre un posible adelanto electoral en caso de unas cuentas del Estado fallidas.
Antes, Pedro Sánchez subrayó el propósito del Gobierno por la estabilidad frente al “desorden” que, a su juicio, propugna la oposición.

Defendió, además, su “mirada amplia” y “no estrecha” de la Constitución, señaló que el Gobierno “se reivindica como constitucional” y subrayó, en un claro mensaje a la derecha, que la Carta Magna “no es patrimonio de ninguna ideología ni partido, sino de todo los hombres y mujeres que formamos España”.


En este contexto, el presidente volvió a defender las dos reformas constitucionales que promueve el Ejecutivo para limitar aforamientos y retirar del texto la palabra “disminuido”.

Consolidar el cambio
Con el mensaje de que en 2019 se “consolidará el cambio” iniciado y con su defensa de un “diálogo sin confrontación” quiso despedir Sánchez esta comparecencia en la que también habló de una de sus promesas estrella, el traslado de los restos de Franco fuera del Valle de los Caídos.


Tras insistir en que el procedimiento es “garantista” ha admitido que la exhumación puede seguir retrasándose.


“Si hemos esperado cuarenta años, esperar unos meses más no es un problema, al menos para este Gobierno”, dijo.

Sánchez recordó que el procedimiento para la exhumación es “garantista” y que la familia del dictador “va a tener ocasión de volver a pronunciarse” y “plantear su parecer” al acuerdo final del Gobierno, que está previsto para finales de enero.


“Si hemos esperado 40 años, esperar unos meses más no es problema para este Gobierno”, afirmó Sánchez.

En el acuerdo de la exhumación, el Consejo podría decidir el lugar para una nueva inhumación, “asegurando una digna sepultura”, después de que la Cripta de la Catedral de la Almudena, fue rechazado por el Ejecutivo.


El diario “El País” citó ayer un informe de la Delegación del Gobierno en Madrid, se prohibirá la inhumación en la Almudena por motivos de seguridad.

Comentarios