jueves 29/10/20

Sánchez y otros ocho líderes piden bonos europeos para afrontar la crisis

España, Francia, Italia, Bélgica, Portugal, Irlanda, Grecia, Eslovenia y Luxemburgo quieren ir a los mercado
La economía sufre por el Covid-19 | p. g. fraga
La economía sufre por el Covid-19 | p. g. fraga

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y otros ocho líderes europeos han suscrito una carta dirigida al presidente del Consejo, Charles Michel, en la que reclaman la activación de un instrumento común para emitir deuda, bonos europeos con los que poder hacer frente a la crisis del coronavirus.

La carta la firman junto a Sánchez los jefes de Estado o de Gobierno de Francia, Italia, Bélgica, Portugal, Irlanda, Grecia, Eslovenia y Luxemburgo y en ella reclaman este instrumento para que la búsqueda de fondos en los mercados se pueda hacer con las mismas condiciones para todos los países de la Unión Europea y para asegurar “una financiación estable a largo plazo” para poder abordar las medidas que se necesitarán para contrarrestar los daños de la pandemia.

Avisan por otra parte de que el éxito de la contención de la pandemia en la UE dependerá del “momento, la extensión y la coordinación de las medidas sanitarias tomadas por los distintos gobiernos”. También consideran que hay que pedir a la Comisión Europea que apueste por líneas de actuación acordadas por los estados miembros y por una base común para conseguir y compartir toda la información médica y epidemiológica.

Es “esencial”, advierten, preservar el funcionamiento del mercado único para dar a todos los ciudadanos europeos el mejor cuidado posible y la garantía más fuerte de que no habrá escasez de ningún tipo.

Por eso se comprometen a mantener las fronteras interiores abiertas para el comercio, el intercambio de información y los movimientos esenciales de los ciudadanos europeos, especialmente entre los trabajadores que tiene que cruzar de unos países a otros en su labor.

Adquisiciones “hostiles”

Y subrayan que es necesario que sigan funcionando las cadenas de productos esenciales y no haya adquisiciones “hostiles” en esta fase de dificultades económicas.

Los nueve países prometen poner todos sus esfuerzos en garantizar la producción y distribución de la equipación médica y de protección necesaria para afrontar esta crisis, y de enviarlas de la forma más rápida donde más se necesite.

En la misiva dirigida a Charles Michel, Sánchez y los otros ocho líderes admiten que la pandemia es un shock sin precedentes que requiere “medidas excepcionales” para contener la propagación del contagio entre los países, dar apoyo a los sistemas de salud, salvaguardar la producción y distribución de bienes y servicios esenciales y mitigar los efectos negativos en las economías.

Tras recordar que todos los países están tomando o van a tomar medidas de contención, advierten de que el éxito depende del momento, la extensión y la coordinación de las medidas sanitarias tomadas por los distintos gobiernos. “Necesitamos un alineamiento de las prácticas en Europa, basado en las experiencias exitosas pasadas, en los expertos, el análisis y el riguroso intercambio de información”, señalan los nueve líderes.

En cuanto a las medidas económicas, los firmantes reconocen las medidas ya acordadas pero piden más, y advierten de que toda la UE tiene que reconocer la gravedad de la situación y la necesidad de acciones que sirvan ahora de “muro de contención” para las economías y las preparen con las mejores condiciones posibles para que puedan recuperarse en el futuro.

Instrumentos

Eso requiere, advierten, de instrumentos fiscales comunes para ayudar a los esfuerzos de financiación que tenga que hacer cada país y garantizar la solidaridad entre los estados miembros. Y reclaman en particular los citados eurobonos.

Pero además consideran que se pueden buscar otras herramientas como un fondo específico sobre el coronavirus en el presupuesto europeo, al menos para este año y el que viene.

Los nueve líderes concluyen su carta subrayando que hay que fortalecer la unión económica y monetaria para enviar un fuerte mensaje a los ciudadanos europeos sobre la determinación de todos sus líderes de buscar una respuesta unitaria. Y recalcan la necesidad de prepararse para “el día después”.

Eurogrupo

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, el Eurogrupo, plantearon este martes que el Mecanismo Europeo de Estabililidad (MEDE), el fondo de rescate europeo, pueda dar préstamos de hasta el 2% de su PIB a los países para paliar el impacto económico del brote de coronavirus. La intervención del MEDE recibió un “amplio respaldo” por parte de los ministros, pero tendrá que ser aprobada por los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, que tendrán la última palabra sobre la respuesta económica a la pandemia en su cumbre telemática de hoy.

La idea es crear una línea de financiación de “salvaguarda” específica para costear las medidas nacionales de respuesta al coronavirus si fuera necesario. Estaría disponible para todos los países, pero estos tendrían que solicitar los fondos de manera individual. El MEDE podría dar financiación por hasta el 2% del PIB del país, umbral que podría elevarse en función de la gravedad de su situación, y el préstamo estaría sujeto a condiciones.

El modelo se basaría en las líneas de financiación preventivas del MEDE, que permiten dar préstamos a los países que encuentran problemas para acceder al mercado, pero cuya economía todavía es sólida y no necesitan de un rescate total. A cambio deben cumplir condiciones fijadas en función de su situación y someterse a la vigilancia de las instituciones.

Comentarios