Miércoles 14.11.2018

Sánchez constata los escollos para agotar mandato y ensalza su agenda

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cumple cien días en el cargo volcado en su agenda social y en tender puentes a Cataluña, consciente de que ha tenido que dar marcha atrás a algunas decisiones

Sánchez y Rajoy se estrechan la mano tras la moción de censura que dio la presidencia al socialista | aec
Sánchez y Rajoy se estrechan la mano tras la moción de censura que dio la presidencia al socialista | aec

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cumple cien días en el cargo volcado en su agenda social y en tender puentes a Cataluña, consciente de que ha tenido que dar marcha atrás a algunas decisiones y que la aritmética parlamentaria que le llevó a la Moncloa es el principal obstáculo para agotar su mandato.
Ese deseo, que los españoles acudan a las urnas cuando toca, en 2020, lo expresó en sus primeros compases como presidente pensando que así podrían percibirse los efectos de esas medidas sociales que situó en el frontispicio de su gestión.
Una gestión que tuvo también como puntos clave esa búsqueda de diálogo en Cataluña y dar una vuelta de tuerca a la ley de memoria histórica empezando por la exhumación de los restos de Francisco Franco.

Sin periodo de gracia
No se le concedió periodo de gracia ya que el PP, con Pablo Casado como nuevo líder, y Ciudadanos le acusaron desde el primer momento de abusar del decreto para gobernar y de rectificaciones continuas.
El cambio de criterio respecto a la defensa del juez Pablo Llarena en Bruselas ante la demanda del expresident Carles Puigdemont, esa intención de agotar la legislatura cuando antes había sugerido que no lo haría, decisiones con diferente prisma en materia de inmigración, el anunciado impuesto a la banca que está en suspenso o la posibilidad de reactivar la venta de armas a Arabia Saudí dieron pie a esas críticas de la oposición.
También le acusaron de actuar a la orden de “independentistas y populistas” en pago por auparle al sillón presidencial.
Con ese escenario, Sánchez tuvo que dedicarse también a fondo a sentar las bases de un nuevo presupuesto con el que respaldar su agenda social que incluye medidas contra la pobreza, la recuperación de la sanidad universal, la protección de la infancia...
Pero la nueva senda de déficit que lo facilitaría chocó con el rechazo del Congreso y con una ley de estabilidad cuya reforma urgente fue vetada por PP y s.
Con esos mimbres, Sánchez, tras haber asumido para 2018 los presupuestos presentados por el anterior Gobierno, intentará buscar apoyos para que prosperen los de 2019.
Ayer, el presidente del Gobierno, escogió la red social Twitter para hacer balance de los cien días que lleva en el cargo desde que asumieron el reto de “gobernar el cambio”, un Ejecutivo “feminista, europeísta y social” y que “hace lo que dice”, señala para añadir: “Seguimos”.
Sánchez aparece en un vídeo en el que asegura que “este es un Gobierno que hace lo que dice: dijimos que íbamos a ser un Gobierno feminista y hoy España es el primer país del mundo con más mujeres en el Consejo de Ministros”.
El presidente agrega que en estos cien días también pusieron en marcha muchas de las propuestas inscritas en el Pacto de Estado contra la violencia de género.
“Dijimos que íbamos a ser un gobierno ecologista y antes de que finalice el año vamos a presentar no solamente un plan estratégico de transición ecológica sino que también vamos a aprobar una ley de lucha contra el cambio climático”. l

Comentarios