lunes 19/10/20

Sánchez avisa de que “el virus puede volver” y “depende de todos” evitarlo

El Gobierno prepara una reserva estratégica de material para futuras crisis o alertas sanitarias
Madrid (Spain), 20/06/2020.- A handout photo made available by the Spanish Government shows Prime Minister Pedro Sanchez during a press conference held at Moncloa Palace in Madrid, Spain, 20 June 2020, to explain the latest measures and developments in handling pandemic of the SARS-CoV-2 coronavirus which causes the COVID-19 disease. (España) EFE/EPA/MONCLOA / JOSE MARIA CUADRADO / HANDOUT HANDOUT EDITORIAL USE ONLY/NO SALES
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ofrece la última rueda de prensa sobre la gestión de la pandemia del estado de alarma | josé maría cuadrado (efe)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió ayer no bajar la guardia en este nuevo periodo que empieza tras el fin del estado de alarma porque “el virus puede volver y puede sacudirnos de nuevo en una segunda ola, y hay que evitarlo a toda costa”.

Sánchez hizo una declaración institucional desde La Moncloa a pocas horas de que finalice el estado de alarma, en la que ha señalado que ahora “comienza una etapa nueva” en la que “hemos recuperado la calle, reconquistado la movilidad” y en la que “la economía empieza a latir”. “Estamos en condiciones de avanzar, tenemos el deber de avanzar”, añadió.

Además, en esta comparecencia sin preguntas de los medios de comunicación, Sánchez insistió en que gracias al estado de alarma se han podido “salvar miles y miles de vidas” en el país, 450.000 en España y tres millones en Europa según estudios independientes.

Balance de la situación

Sánchez hizo balance de un periodo en el que, según sus palabras, hubo que “parar la vida” para contener al virus. “Fuimos golpeados con extrema dureza, pero resistimos”, prosiguió el jefe del Ejecutivo.

El estado de alarma ha permitido limitar movimientos, evitar nuevos contagios y beneficiar a las comunidades y ciudades autónomas, continuó, para “salvar miles y miles de vidas en el conjunto del país”.

Ahora, manifestó Sánchez, el deber es “avanzar” sin bajar la guardia, siguiendo “a rajatabla” las medidas de higiene, protección y distancia social porque la sociedad sigue siendo vulnerable: “Cada uno podemos ser un muro o una vía de contagio”.

Por otra parte, Sánchez adelantó que el Gobierno está preparando una reserva estratégica con productos esenciales para hacer frente a posibles futuras emergencias sanitarias en el sistema nacional de salud, que se complementará con la que constituyan las comunidades autónomas.

Sánchez explicó que la iniciativa del Gobierno central “se complementará con las reservas estratégicas que deben constituir las comunidades autónomas en el ejercicio de sus competencias vinculadas con la sanidad y la salud pública”.

El presidente del Gobierno destacó en rueda de prensa que la necesidad de crear esas reservas se debe a que “el virus puede volver y puede sacudirnos de nuevo en una segunda ola”, lo que se debe de evitar “a toda costa”.

“Seguimos siendo vulnerables, seguimos necesitando la colaboración de todos y todas, individual, y también la responsabilidad colectiva, para que lo conquistado con tanto esfuerzo ahora no tenga marcha atrás”, añadió.

Desescalada política

Por otra parte, Sánchez reclamó a las fuerzas políticas que pasen de la confrontación a la coordinación, y exigió renunciar a las “faltas de respeto y el insulto” porque “por encima de las diferencias legítimas nos une la voluntad de convivir”.

En su última intervención antes de que finalice el estado de alarma, Sánchez señaló que “la unidad ha salvado miles y miles de vidas” pero también “puede y debe salvar empresas y empleos” y por eso apeló a dicha unidad para “avanzar” en los cuatro años de esta legislatura.

Sánchez lamentó que se emplee “demasiado tiempo” en crear “diferencias, divisiones y confrontación” y criticó que se olvide pronto que lo “útil” y lo que tiene sentido es sumar fuerzas en momentos como éste.

“No tiene sentido que en todos los ámbitos de la vida seamos capaces de convivir menos en el ámbito la política (...). No podemos aceptar como algo natural e inevitable que la política se convierta en un generador de confrontación, de provocación y de odio”, señaló.

Y consideró que el Parlamento está conformado como un hemiciclo “para hablar, con claridad o incluso con dureza, pero también para dialogar”, pero “no es un campo para el insulto, la provocación o la mera confrontación”.

“No se trata de renunciar a nuestras propias ideas”, pero sí hay que “renunciar a la falta de respeto al insulto, al acoso, a la amenaza y a la provocación”.

Sánchez admitió que ninguno puede obligar a nadie a que abandone las formas crispadas y broncas en la vida política, pero todos tienen “el poder de abandonarlas” en su propia forma de actuar, porque “el camino del entendimiento es a la vez una meta y un paso”.

Añadió también que la cooperación ha sido sido fundamental en el combate de la enfermedad, y por eso ahora, que acechan otros “enemigos temibles” como el paro, “la mejor defensa es la unidad y la cooperación”.

“Nos necesitamos todos; si tuvimos coraje de resistir juntos, no tengamos miedo de avanzar unidos”, ése será “el horizonte de los cuatro años de legislatura que tenemos por delante”, dijo Sánchez.

Y añadió que el mejor homenaje que se le puede hacer a los fallecidos por la pandemia es “honrar la vida y hacer un país mejor y más vivible”.

Negociación con la UE

En ese sentido, el presidente del Gobierno pedirá a los partidos políticos el apoyo “activo” al Ejecutivo en la negociación europea para el reparto de los fondos de recuperación por la crisis sanitaria del Covid-19, que se está discutiendo en Bruselas.

Sánchez, en una declaración institucional en el Palacio de la Moncloa en el último día de vigencia del estado de alarma, ha señalado que Europa debe ver que los españoles “están unidos en la defensa de los intereses nacionales y en el avance de la causa europea”.

También ha puesto el acento en que “Europa debe salvar a Europa” y que, a diferencia de la crisis de 2008, esta vez sí que hay una respuesta europea.

Dijo en este sentido que la crisis anterior demostró que el “egoísmo” y la división entre países y dentro de los países “ahondó los males de la economía y los prolongó en el tiempo”.

Entonces y ahora también, señaló Sánchez, hubo quien vio en la pobreza y en el paro “una especie de castigo merecido para los pueblos del sur de Europa por supuestos defectos morales que no eran tales”, y lo que “enderezó la economía”, subrayó, no fue ninguna penitencia sino algunos cambios en la gestión europea, como la política monetaria del BCE. “Hemos aprendido de la anterior crisis que la insolidaridad no reactiva nada”, finalizó Sánchez.

Comentarios