domingo 24/1/21

Sánchez apela a la “responsabilidad” para mantener la venta de armas a Arabia Saudí

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, defendió ayer mantener las exportaciones de armamento a Arabia Saudí por “responsabilidad”, sin perjudicar a la industria de defensa española y asegurando los empleos de Navantia.

Sánchez consulta sus notas durante su intervención ante el pleno del Congreso | zipi (efe)
Sánchez consulta sus notas durante su intervención ante el pleno del Congreso | zipi (efe)


“Tengo que estar ayer y aquí en la defensa de los intereses de España, de sus intereses estratégicos, que además están situados en zonas muy afectadas por el drama del desempleo”, dijo en su comparecencia en el Pleno del Congreso para dar cuenta de las relaciones comerciales de España con Arabia Saudí en materia de armamento.

Altura de miras
El jefe del Ejecutivo pidió al hemiciclo “altura de miras” para compartir esta visión y insistió en que su obligación es “conciliar intereses”. “Siempre he pensado que la política es intentar convertir ideales en realidades”, dijo reconociendo que esto “no siempre se puede conseguir” o en ocasiones “lleva más tiempo de lo que alguien pudiera desear”.

Así, garantizó el compromiso del Gobierno con la defensa de los derechos humanos, la paz y la libertad y aseguró que seguirá actuando por esta senda; pero remarcó que el Ejecutivo también debe tener en cuenta los intereses de las empresas españolas con relaciones comerciales con otros países, a los ciudadanos españoles y la necesidad de mantener sus puestos de trabajo.

Conciliar intereses
Sánchez hizo así alusión a su obligación de “conciliar intereses” y defender los de España, en alusión al contrato que Arabia Saudí tiene firmado con Navantia para la construcción de cinco corbetas en la Bahía de Cádiz, por un importe de 1.800 millones de euros que generará 6.000 puestos de trabajo en cinco años.

El presidente del Gobierno recordó que en este debate ha irrumpido el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, un hecho que calificó de “terrible” y condenó “sin paliativos”, para el que pidió una investigación que esclarezca los hechos.

Sánchez adelantó que prepara una propuesta “pionera” que situará a su Gobierno “a la cabeza de los controles de verificación y transparencia” en la venta.
Casado reprochó a Sánchez que pida derechos humanos en Arabia Saudí, pero no se una al Grupo de Lima para defender la libertad en Venezuela y condenar la dictadura de Maduro, como hicieron  muchos otros países.

En la misma línea, Rivera advirtió de que la situación de los derechos humanos “no va por barrios, son mundiales”, y por ello pidió a Sánchez que diga si defenderá los derechos humanos en su viaje a Cuba (a lo que el presidente ha contestado afirmativamente) o en Venezuela.
Ante la actitud de los presidentes del PP y de Cs, el jefe del Ejecutivo les acusó de “no tener vergüenza” y carecer de “escrúpulos” por utilizar el sufrimiento del pueblo venezolano con el objetivo de criticar el apoyo de Podemos al Ejecutivo.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, exigió a Sánchez que revoque los contratos con Arabia Saudí, busque un comprador alternativo para las fragatas y asegure la carga de trabajo en los astilleros de Cádiz o, si no que el Ejecutivo asuma el coste.
En nombre de ERC, su portavoz, Joan Tardá, atribuyó al “apellido Borbón” el apoyo de España a Arabia Saudí.  Aitor Esteban, del PNV, aseguró comprender la complejidad que tiene la decisión de vender o no armas a Arabia Saudí e instó a Sánchez a esperar e impulsar una solución a nivel europeo.

Comentarios