miércoles 25/11/20

El rey preside el último desfile militar del 12 de octubre de la actual legislatura

El rey Felipe VI, acompañado de la reina Letizia y sus hijas, presidió ayer el último desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional de la legislatura, en el que se pudieron ver por el centro de Madrid a casi 3.400 militares y guardias civiles y 48 vehículos, además de 53 aeronaves. 
 

Los miembros del Gobierno de Rajoy observan a los militares
Los miembros del Gobierno de Rajoy observan a los militares

El rey Felipe VI, acompañado de la reina Letizia y sus hijas, presidió ayer el último desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional de la legislatura, en el que se pudieron ver por el centro de Madrid a casi 3.400 militares y guardias civiles y 48 vehículos, además de 53 aeronaves. 
Los reyes llegaron pocos minutos después de las once de la mañana a la plaza de Cánovas del Castillo de Madrid –también conocida como plaza de Neptuno– bajo un cielo que a primera hora amenazaba lluvia pero que después se fue despejando, por lo que la parada, que se prolongó durante una hora, se celebró sin contratiempos y en un ambiente muy tranquilo, con pocos vítores y aplausos.
A bordo de un Rolls Royce, los monarcas llegaron junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía, y fueron recibidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Defensa, Pedro Morenés; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena; y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez.
Felipe VI vistió en esta ocasión el uniforme de capitán general de la Armada, con el fajín de jefe supremo de las Fuerzas Armadas. Doña Letizia se decantó por un traje de chaqueta y falda en color azul marino. La princesa de Asturias, por su parte, llevaba un vestido también azul oscuro y la infanta iba con un vestido en tonos marrones.
Tras la llegada de los reyes y sus hijas, se escuchó el himno de España y después los monarcas se colocaron, junto a Rajoy y el resto del Gobierno, en la tribuna presidencial. Desde allí presenciaron el homenaje a los que dieron su vida por España y posteriormente el monarca fue el encargado de depositar una corona de laurel en el monumento a los caídos. 
Entre los invitados al desfile, este año se pudieron ver numerosas caras nuevas en las tribunas situadas junto a la presidencial, sobre todo debido a los cambios que ha habido en las presidencias de las comunidades tras las elecciones del pasado mes de mayo. Así, 10 de los presidentes que asistieron este año a la parada son nuevos.
Como viene siendo habitual, los presidentes de Cataluña y País Vasco, Artur Mas e Iñigo Urkullu, respectivamente, no asistieron, como tampoco la navarra Uxue Barkos, quien se encuentra en el Comité de las Regiones, en Bruselas.
También se pudo ver durante el desfile al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; los portavoces de los grupos parlamentarios; y autoridades civiles como los presidentes del Congreso, del Senado, del Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo. Entre las autoridades militares, se encontraban los jefes de Estado Mayor de los tres Ejércitos; el director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa; y el director de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó.
Durante todo el desfile se pudo ver a las hijas de los reyes muy interesadas en todo lo que se iba sucediendo, sobre todo durante la exhibición aérea. La princesa Leonor es la que más comentarios hizo, compartiéndolos sobre todo con su madre, con quien se la vio hablando en muchas ocasiones. Doña Letizia y sus hijas permanecieron sentadas toda la parada en la tribuna presidencial, mientras que el rey estuvo de pie, aunque de vez en cuando se giró para hacer comentarios con su familia.
Tras el homenaje a la bandera y a los caídos, el público asistente pudo disfrutar de una exhibición con una buena representación de las aeronaves de las que disponen las Fuerzas Armadas, concretamente del Ejército del Aire, la Armada y la Guardia Civil, así como helicópteros de los tres Ejércitos y de la Benemérita.
Entre los aviones que desfilaron se pudieron ver Hércules, que participan en misiones internacionales en el continente africano, el P-3 Orión, que ha estado en operaciones como la antipiratería en el océano Índico, los cazas Eurofighter y F-18, encargados de la defensa y control del espacio aéreo de soberanía nacional, un Boeing 707 y los Falcon 900, que participaron en el traslado de los afectados por el virus del ébola y por el terremoto del Nepal, entre otros. 
La última agrupación a pie estuvo formada por las unidades que marchan con una cadencia de paso específico, la Legión y los Regulares. En esta ocasión desfiló el grupo de artillería de la Legión con una cabra de un año llamada Pablo y el Tabor Alhucemas del grupo de Regulares número 52.

Comentarios