domingo 20.10.2019

Rajoy dice que no reformará la Carta Magna por satisfacer a los nacionalistas

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, alertó ayer de que plantear una reforma de la Constitución, como la que propone el PSOE, para “dar satisfacción a alguien que no se va a sentir satisfecho con esa reforma” supondría un “enorme error” que, advierte, él no va a cometer.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención ayer en el Senado	EFE/Juan Carlos Hidalgo
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su intervención ayer en el Senado EFE/Juan Carlos Hidalgo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, alertó ayer de que plantear una reforma de la Constitución, como la que propone el PSOE, para “dar satisfacción a alguien que no se va a sentir satisfecho con esa reforma” supondría un “enorme error” que, advierte, él no va a cometer.
En su respuesta al portavoz de la Entesa, José Montilla, en la sesión de control al Gobierno en el Senado, Rajoy negó que como presidente del Ejecutivo haya “ninguneado” la propuesta de reforma constitucional planteada por el PSOE aunque, eso sí, dejó claro que España y la soberanía nacional “no son negociables”.
Además, se mostró más cercano a los planteamientos del propio Montilla que a los de “mucha gente” del partido socialista, en referencia, sin citarla, a las discrepancias surgidas entre el PSOE y el PSC sobre el derecho a decidir.
Rajoy afirmó que no se opone a una reforma constitucional “porque sí” y, de hecho, apoyó las dos modificaciones de la Carta Magna que se han abordado en el pasado, la última durante el Gobierno de Zapatero.
Sin embargo, sí cree que para abordar una hipotética reforma constitucional es muy importante tener muy claro qué es lo que se quiere reformar, conseguir el máximo consenso político y “elegir bien el momento” para llevarla a cabo. “Tengo la impresión de que plantear una reforma de la Constitución para dar satisfacción a alguien que no se va a sentir satisfecho con esa reforma de la Constitución sería un enorme error. Yo desde luego no lo haré”, advirtió.
Por contra, Montilla reclamó a Rajoy que “no escurra su responsabilidad” y “no cierre la puerta” a una reforma constitucional porque, a su juicio, la “cuestión catalana no se resuelve con el paso del tiempo” o rebajando la tensión dialéctica pero acciones y decisiones de futuro.
“El desenlace puede ser peor si se produce una declaración unilateral de independencia. Ello sería un fracaso para Cataluña y también para el resto de España”, avisó Montilla, que recordó al presidente del Gobierno que su obligación como jefe del Ejecutivo es hacer todo lo posible para evitar esa posibilidad.
Así, lamentó la “ausencia de propuestas” de Rajoy, “más allá de la defensa de la Constitución y del Estado de derecho” que él también apoya, y ha insistido en que será “mucho peor” si deja que la cuestión catalana “se pudra” o minimizando el problema entre Cataluña y España.
En su réplica, Rajoy insistió en que su absoluta prioridad para la actual legislatura es salir de la crisis y crear empleo, un objetivo en el que el Gobierno ha tomado “el toro por los cuernos”. “Yo me presenté a las elecciones con un programa en el que no se hablaba de cambiar la Constitución ni de cambiar las reglas del juego, porque la prioridad era la situación económica”, recordó.
Por ello, apostó por que Cataluña salga de la crisis, siga siendo la “locomotora de este país” y los catalanes y el resto de españoles puedan seguir viviendo juntos “como siempre”, reforzando los lazos afectivos, históricos y de toda índole que siempre les han unido.

Comentarios