lunes 26/10/20

Quim Torra descarta convocar unas elecciones “irresponsables” antes de su inhabilitación

La Fiscalía reitera que el presidente de la Generalitat fue condenado por “un acto administrativo, no político”
Quim Torra sale del Tribunal Supremo tras asistir a la vista en que se revisó su condena a inhabilitación  | J. C. hidalgo (efe)
Quim Torra sale del Tribunal Supremo tras asistir a la vista en que se revisó su condena a inhabilitación | J. C. hidalgo (efe)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, descartó llevar a Cataluña a una “carrera electoral irresponsable” en plena pandemia, mientras no esté inhabilitado, tras defender ante el Supremo que su decisión de desoír la orden de la Junta Electoral de retirar una pancarta a favor de los “presos y exiliados” fue “un acto político”.

El Tribunal Supremo celebró ayer la vista para revisar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que condenó a Torra a año y medio de inhabilitación por un delito de desobediencia, un fallo aún no firme que, de confirmarse, le desalojaría de la presidencia de la Generalitat.

La Fiscalía y la acusación popular ejercidas por Vox, partidarias de mantener la condena, y la defensa de Torra expusieron ante el Supremo sus argumentos en relación con el recurso que el president presentó contra su inhabilitación, en una vista que este siguió desde el público, puesto que no estaba prevista su intervención.

En cuanto terminó el acto, el presidente catalán convocó a los medios en el Centre Cultural Blanquerna de Madrid, en una declaración institucional para anunciar que no piensa convocar elecciones anticipadas, al considerar que ello constituiría una irresponsabilidad en plena pandemia de coronavirus.

“Si el Estado español llega al punto de la irresponsabilidad más absoluta inhabilitándome, solo habrá un culpable: él. No seré yo quien en este momento tan crítico para el país lo aboque a una carrera electoral irresponsable que paralizaría la administración en Cataluña”, afirmó  Torra.

Tras proclamarse víctima de un proceso judicial “aberrante y esperpéntico”, aseguró que seguirá al frente de la Generalitat “hasta el último segundo” para luchar contra el Covid-19, mientras no haya resolución del Supremo, porque ese es “su deber”.

“Tengo la impresión de que una pancarta pidiendo la libertad de los presos políticos y el retorno de los exiliados es mucho más importante para el Estado español que la lucha de un President y su gobierno contra la pandemia y la crisis económica más grande de los últimos años. Ciertamente, cada cual tiene su orden de prioridades. Así es como quieren a una Cataluña que pretenden esclava”, aseguró

Poco antes, su abogado, Gonzalo Boye, defendía ante el Tribunal Supremo que la decisión de Torra de desoír la orden de la Junta Electoral de retirar las pancartas y lazos amarillos de apoyo a los líderes independentistas presos fue “un acto político” amparado por su libertad de expresión e inviolabilidad como parlamentario.

La defensa mantuvo además que la Junta Electoral Central no es un órgano superior al presidente de la Generalitat ni competente para dictar órdenes a Torra en unas elecciones generales, y denunció que recibió un trato más severo que otros políticos sancionados.

La fiscal Pilar Fernández, por el contrario, negó cualquier carácter político en la conducta de Torra y sostuvo que el presidente catalán fue condenado por quebrantar la ley electoral, un ámbito en el que la Junta tiene competencia para “revisar, neutralizar y sancionar” .

Además, consideró “inasumibles” las reiteradas acusaciones de parcialidad de la defensa a los miembros de la JEC, al instructor y a los magistrados del TSJC, lo que a su parecer “no es sino un ejemplo de la adaptación que la parte hace del derecho”, que “la estira a su conveniencia”.

Comentarios