lunes 21/9/20

Los presidentes discuten las fases de la desescalada y el reparto de fondos

Los presidentes de Madrid y Andalucía protestan por los criterios para comenzar el desconfinamiento
Pedro Sánchez participa en la reunión semanal con los presidentes autonómicos | josé María Cuadrado (efe)
Pedro Sánchez participa en la reunión semanal con los presidentes autonómicos | josé María Cuadrado (efe)

Los presidentes autonómicos mostraron ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sus respectivos posturas en cuanto a demandas y reparto de fondos a menos de 24 horas de que muchas regiones den el salto a la fase 1 de la desescalada.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, pidió el paso a la fase 1 de la desescalada para reactivar la economía de una región que concentra el 60% de las grandes empresas. También pidió refuerzo sanitario y la puesta en marcha del fondo no reembolsable.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, consideró un “agravio evidente” la situación de las provincias de Málaga y Granada que quedaron en la fase 0 y reclamó que en el criterio para el reparto del fondo de 16.000 millones anunció vuelva a primar la población.

También se mostró decepcionado Ximo Puig, que dijo que la Comunidad Valenciana no pasó en su conjunto a la fase 1 porque “han cambiado la reglas de juego a mitad de partido”.

Quim Torra garantizó que el gobierno catalán no recortará el gasto público para superar la crisis del coronavirus; y propuso al Gobierno el uso obligatorio de mascarilla en los espacios públicos, así como un plan para los próximos tres meses destinado a “salvar” la economía.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, instó al Ejecutivo a que clarifique los límites de déficit para poder llevar a cabo políticas expansivas, ya que la clave para el gobierno vasco es “planificar para invertir y reactivar” la economía.

La presidenta navarra, María Chivite, quiso conocer los recursos económicos con los que contará para invertir en la recuperación de su región.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, aseguró que va a luchar para que la movilidad de los aragoneses pueda producirse en toda la comunidad de acuerdo a los estándares sanitarios.

El jefe del Ejecutivo asturiano, Adrián Barbón, defendió buscar una “posición común” para que el reparto de los 16.000 millones del fondo de compensación tenga en cuenta el envejecimiento.

Su homólogo cántabro, Miguel Ángel Revilla, consideró “totalmente injusto” que el reparto de los 16.000 euros se realice en función del número de habitantes y de hospitalizaciones y no en base a los costes de servicio.

El jefe del Ejecutivo extremeño, Guillermo Fernández Vara, también rechazó los criterios para el reparto del fondo y pidió una fórmula de consenso, aceptada por todos y que sea justa, prácticamente la misma demanda realizada por el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y por el Gobierno balear.

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, solicitó que el reparto de los 16.000 millones se destine en función de la incidencia que tuvo la pandemia.

Alfonso Fernández-Mañueco, presidente de Castilla y León, exigió la participación de las comunidades en la aplicación de los criterios macroeconómicos que decidirán la capacidad de deuda y nivel de déficit de todas ellas a raíz la crisis sanitaria. Además evalúa plantear criterios menos restrictivos en la desescalada.

La presidenta de La Rioja, Concha Andreu, pidió contar con los apoyos a los ERTE, el Fondo de Liquidez no Reembolsable y de todas ayudas que puedan llegar desde Europa para la recuperación de la comunidad.

Comentarios