viernes 18/9/20

Podemos empieza “a sospechar que a Sánchez le interesa ir a elecciones”

El PSOE intenta atraer a los de Pablo Iglesias con una presencia potente en la Administración
La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá | emilio naranjo (efe)
La portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celaá | emilio naranjo (efe)

La diputada de Unidas Podemos Pilar Garrido criticó ayer la “inamovible” posición del PSOE en la negociación con su formación para desatascar la investidura de Pedro Sánchez, y manifestó que empiezan a sospechar que lo que le interesa al dirigente socialista es “ir a elecciones generales”.

Garrido, en una entrevista en Radio Euskadi, afirmó que entre las fuerzas políticas que podrían apoyar esa investidura hay “mucha preocupación” porque “se empieza a dudar” de que Sánchez “realmente quiere acordar algo. Empezamos a sospechar que lo que realmente le interesa es ir a elecciones generales”, indicó.

La diputada de Unidas Podemos señaló que el documento planteado por el PSOE a la formación morada en la reunión que mantuvieron este jueves es “más un programa electoral”, cuyo contenido solo “ha aplaudido” la patronal CEOE.

Garrido indicó que aún no hay fecha para un nuevo encuentro entre ambas formaciones, aunque la idea es volver a reunirse. Además, aseguró que la intención de Unidas Podemos es intentar “hasta el último minuto” conformar un gobierno de coalición y consideró que sería “una irresponsabilidad que Sánchez nos aboque a unas elecciones generales”.

La representante de la formación morada insistió en defender la fórmula de un gobierno de coalición entre Unidas Podemos y el PSOE. Según aclaró, “no se trata de cargos, sino de formar parte de la gobernabilidad del Estado español porque creemos que somos imprescindibles para que realmente Sánchez mire a la izquierda” y “haga políticas progresistas”. 

Mientras tanto, el PSOE aseguró ayer su intención de ceder a Unidas Podemos una presencia “activa y potente” en la futura Administración si llegan a un acuerdo de investidura.

Reunión sin avances
Un día después de que los equipos negociadores de los dos partidos retomaran el diálogo aunque sin avances, ambas partes aseguran su disposición a seguir hablando pero se mantienen en las mismas posiciones: Podemos quiere gobierno de coalición y los socialistas insisten en rechazarlo.

Dirigentes de Unidas Podemos que están en la mesa negociadora, como Ione Belarra y Yolanda Díaz, subrayaron su sospecha de que los socialistas solo negocian sin intención de acuerdo y como estrategia de “marketing” o propaganda pensando en la repetición electoral. Y del lado socialista, la número dos del partido, Adriana Lastra, criticaba por su parte la posición “inamovible” de la formación morada, que sigue pidiendo coalición, como el principal “escollo” para el acuerdo. Después llegaba la última promesa socialista a través de la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, quien aseguraba que lo que proponen con su “tercera vía” es una presencia “activa y potente” de Podemos en las estructuras del Estado, aunque no en el Consejo de Ministros.

No a la coalición
Celaá insistía en que no habrá un gobierno de coalición con Unidas Podemos “tal y como se ofreció en julio”, pero sí están sobre la mesa de negociación fórmulas que permitan esa presencia “potente” de la formación morada.

Se trataría, afirmó, de “altos puestos” en instituciones “que no son gobierno pero que representan al Estado”, aunque no quiso citar ninguna en concreto porque eso tiene que llegar con el diálogo y el acuerdo.

Celaá confirmó en esta comparecencia que habrá reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que se producirá “en tiempo”, aunque no adelantó fecha para ese encuentro. Y dejó claro, como hizo Sánchez en la presentación de sus propuestas programáticas, que los socialistas no quieren una investidura “gratis” con apoyo de Podemos pero sin acuerdo. Porque eso sería, advirtió, un “cul de sac” (callejón sin salida) y no daría la estabilidad que se necesita.

La ministra portavoz insistió en defender la “tercera vía” que ofrecen los socialistas, así como la “triple garantía” –desde el Gobierno, parlamentaria y desde la sociedad civil– para el cumplimiento del acuerdo. 

Los socialistas, añadió, esperan que ese “compendio” ofrecido a Podemos pueda permitir que “emerja algo nuevo, la confianza” perdida entre ambos. “Si Unidas Podemos quiere, habrá gobierno”, aseveró la ministra.

Comentarios